jueves, 20 de septiembre de 2012

Sí se puede reencontrar el camino perdido

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:

Gorre Comunidad Venezolana MOntreal Elecciones

La coyuntural situación política de Venezuela es el resultado directo de haber hecho todo muy mal y durante mucho tiempo, la ineficiencia maximizada por esta ultima gestión presidencial, ha sido simplemente lo que se presumía que tenía que ocurrir.

Cuando el burdo tomó el mando, era de suponerse que las posibilidades de que lo hiciera bien eran ínfimas, cuando este personaje comenzó a rodearse de eunucos y aduladores; se podía intuir que la eficacia del gobierno estaría en carestía, luego cuando se secuestraron todos los poderes públicos se corroboró que todo se trataba de un disfraz de Democracia.

A todo esto se le sumó, la incorporación de los más nefastos personajes; asesinos de la humanidad y asiduos violadores de derechos humanos como íconos del Socialismo del Siglo XXI, allí fue donde definitivamente se perdió el camino.

Con un discurso cargado de complejos, odio y resentimiento cuyos logros se resumen a millares de promesas incumplidas y sueños trasnochados de revolución; solo los más corruptos, narcotraficantes y delincuentes lo ven con buenos ojos, el crimen más grande cometido a nuestra amada nación se ha sostenido por espacio de casi 14 años.

Hoy en día, cuando le hablo a mis pequeños hijos sobre mi feliz infancia, rememoro casas y apartamentos sin rejas, sin cerraduras ni alambres de púas, hablar con el señor que barría las calles de la urbanización brindándole un cafecito, dar los buenos días, tardes o noches sonriendo y contando un chistecito, piropear a una muchacha galantemente y echarle broma a los Caraquistas.

Nunca imaginé tener que vivir con racionamientos de alimentos, agua y luz, la invasión cubana ni ser vinculado con el terrorismo, narcotráfico y dictaduras tercermundistas al presentar mi pasaporte en cualquier aeropuerto del mundo. En la última década, el paraíso de los inmigrantes se convirtió en la pesadilla de toda su población, el éxodo de personas genuinamente talentosas, cultivadas en las mejores universidades nacionales e internacionales, fue promocionado por el exterminio de la industria privada y la desnaturalización de PDVSA.

Haber perdido el camino no es tan grave como no tratar de encontrarlo nuevamente, viene el tiempo de erradicar la avaricia y egoísmo de muchos que acompañaron inequívocamente al presidente de turno, para hacer negocios multimillonarios cuyo costo ha sido el sacrificio de generaciones de venezolanos.

El aprovechamiento y enriquecimiento ilícito producto del oscurantismo revolucionario, auspiciado y promovido por los muy mediocres y negligentes ministros y diputados oficialistas, deben ser duramente juzgados y sentenciados con prisión.

Es menester revertir el intento sostenido de embrutecer y anestesiar a los más jóvenes al intentar modificar la historia de Venezuela, según los caprichos enfermizos de un llanero embustero, con la restitución del verdadero sentido de nuestro gentilicio, símbolos patrios y legítimos próceres.

SEÑORES, ha llegado el momento de reemprender el camino del progreso, aprender de este garrafal error y evitar, sobre todo, que se pueda repetir en el futuro.

HERMANOS VENEZOLANOS, utilicemos ese minuto de nuestra vida para sufragar con inteligencia, solo esto hecho nos permitirá elegir un presidente digno de nuestra estirpe con una promesa realizable en el futuro.

Todos aquellos que vivimos en el extranjero TENEMOS que aportar nuestro granito de arena, solidarizarnos en hacer de esta oportunidad un éxito, ayudando a nuestras familias y amigos a despertar de esta pesadilla. En el mundo moderno no hay cabida para la barbarie, los países deben ser gobernados con inteligencia, principios, ética y educación, todos como una gran familia, debemos soportar nuestra sociedad basándonos en la honestidad, la tolerancia y el sentido común.

Vayamos a sufragar el 7 de Octubre con la frente en alto, convidemos a quienes estén alrededor a quedarse y esperar el cierre de las mesas en los consulados y embajadas. Este pequeño sacrificio, amplificado, será decisivo para recuperar la Venezuela que tuvimos.

Por una Venezuela libre y plena de bendiciones, unamos nuestras voluntades para recobrar el camino.

Reinaldo Rafael Boada Zapata

Foto: Pablo A. Ortiz – Noticias Montreal