lunes, 24 de septiembre de 2012

Comisión Charbonneau: “Donnie Brasco” explicó el vínculo entre la mafia, los sindicatos y el sector de la construcción

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Testimonio Donnie Brasco Comision Charbonneau

Los sindicatos son muchas veces el camino de la mafia para entrar en la industria de la construcción. Así lo explicó Joseph Pistone, conocido como Donnie Brasco, en Montreal frente a la comisión Charbonneau.

El conocido exagente del FBI fue el invitado de la comisión que investiga los casos de corrupción en el sector de la construcción de Quebec y sus vínculos tanto con la mafia como con el gobierno.

Pistone, quien fue conocido por infiltrarse como agente encubierto dentro de la familia Bonnano, la más conocida de la mafia italiana de Nueva York, explicó cómo funcionan las organizaciones criminales y cómo se involucran en sectores de la economía, en especial en la construcción.

Según explicó, en los 80 las cinco grandes familias de la mafia neoyorquina formaron el llamado The Club, con el que obtuvieron millones de dólares del sector de la construcción.

El conocido Donnie Brasco rindió testimonio en Montreal rodeado por un gran despliegue de seguridad. Así mismo, los medios fueron prohibidos de fotografíar o filmar a Pistone durante su interrogatorio. Un panel de color negro fue colocado para taparlo en la transmisión de televisión.

En la década de los 80, cuando se conoció su historia, la mafia puso una recompensa de $500.000 a quien matara al exagente. Desde entonces ha vivido su vida rodeado de seguridad.

El exagente, considerado una leyenda dentro del FBI, pasó seis años como agente infiltrado en la mafia.

Según explicó las empresas de la construcción propiedad de la mafia no solo intimidan a la competencia a través de amenazas directas, sino también a través de los sindicatos, los cuales llenan con sus miembros para tratar de quebrarlas.

“Ellos comienzan su propio sindicato, o ponen a su hombre en el sindicato existente. Un hombre de la mafia se vuelve el representante del sindicato”, explicó.

Una vez tienen el poder empiezan a ejercer presión. “Le dicen a los miembros que bajen el ritmo de trabajo para que la empresa pierda dinero cada día. Si una compañía legítima no obtuvo un contrato y no jugó bajo las reglas de la mafia, van a hacer eso hasta que al final ceden”, dijo Pistone.

Así mismo, pueden forzar a contratar más empleados de los necesarios para hacer perder dinero a las empresas. Pero cuando quien ordena las obras es el gobierno, van a ser los ciudadanos los que terminarán pagando a la mafia.

“El Gobierno y los contribuyentes están pagando más cuando la mafia está envuelta en cualquier negocio”, dijo, explicando que el crimen organizado que controla el sector de la construcción eleva los costos de manera injustificada para pagar sus operaciones.

Según explicó Pistone, el problema de la mafia es un círculo vicioso en el cual se necesita una sola persona corruptible. “Si alguien tiene una compañía que factura 20 millones de dólares por año y que debe 5 millones a la mafia, todavía va a tener una compañía que hace 15 millones. No va querer perder eso, es por eso que cede ante las demandas de la mafia”.

La operatividad

Pistone contó anécdotas sobre el manejo de la mafia. Los candidatos a entrar deben ser hombre, italianos de raza blanca y deben contar con el apoyo de un miembro. Desde que su historia se conoció el crimen organizado ha sido más cauteloso y piden tener el apoyo de más de un miembro para dejar a alguien unirse.

El exagente reveló que los vínculos entre las familias de Nueva York y Montreal datan de muchos años, en principio con la conocida familia Cotroni aunque se rompieron en parte con la llegada de los Rizzuto.

Incluso comentó que una vez un asesino viajó desde Montreal a Nueva York y participó en el atentado contra líderes de la mafia. Aunque no dijo el nombre, se trataría de Vito Rizzuto, el “padrino” de la mafia de Montreal, quien paga sentencia en Nueva York por el crimen.

Así mismo, explicó que la mafia tiene sus propias reglas, aunque nada parece estar prohibido. “Puedes mentir, robar, matar y todo es ‘legitimo’”, explicó.

También admitió que con los años las grandes familias han ido buscando involucrarse más en los crímenes de “cuello blanco”, como la construcción, los fraudes financieros y la bolsa, los cuales consideran de menor riesgo que el narcotráfico.

Pistone, quien tiene 73 años, aplaudió los esfuerzos los gobiernos, como el de Quebec, por entender y seguir luchando contra el crimen organizado y la mafia. Dice que se debe tener siempre en cuenta el daño que hacen a la sociedad y no con la “visión romántica” que aparecen en las películas.

La comisión Charbonneau fue nombrada para investigar los posibles vínculos entre la mafia, el gobierno y el sector de la construcción ante los numerosos casos de corrupción que han sido denunciados. Se espera que entrevisten a más de 50 personas durante todo el otoño.

Foto: captura de pantalla CBC