miércoles, 10 de octubre de 2012

La Presse: el gobierno de Quebec no abolirá el impuesto a la salud tal y como prometió

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Nicolas Marceau PQ

Pese a su compromiso electoral, el gobierno de Marois no abolirá el famoso “impuesto a la salud”, instaurado por los liberales. Pero sí hará desaparecer lo que parecía inaceptable a sus ojos: el impuesto será progresivo. De esta manera, los contribuyentes que tengan un ingreso bajo no pagarán sino pocos dólares en lugar de los 200 previstos por la medida que figuraba en el prespuesto de Raymond Bachand.

Según las informaciones obtenidas por La Presse, Québec renunciará también a aumentar la imposición sobre las ganancias de capital y dejará a un lado su proyecto de incremento de impuesto sobre los dividendos, en la “proposición” que somete hoy el responsable de las finanzas, Nicolas Marceau, ante el Consejo de Ministros. 

Según las fuentes del diario local, el impuesto comenzará a aplicarse “progresivamente”, a partir de ingresos muy bajos. Se habla de un ingreso imponible de 20.000 dólares por año. Se matendrá la idea de incrementar las tasas de imposición para los contribuyentes que tengan ingresos de 130.000 dólares y más, igual que para aquellos que ganan más de 250.000 por año. Sin embargo, es necesario destacar que la tasa de imposición combinada no pasará el 50%. En principio, los altos ingresos eran golpeados por una tasa federal-provincial combinada de 55%.

En Ontario llega a 49,5%. Quebec debe de todas formas encontrar un millardo de dólares tras reconfigurar la aplicación del impuesto a la salud. Abandonando su proyecto de imponer más tributos a las ganancias de capital, Quebec debía tender la mano a más contribuyentes, pero la contribución exigida en la provincia crecerá de forma menos acelerada que en Ontario. En su proposición inicial del impuesto, la provincia hacía pasar todo el peso sobre 130.000 contribuyentes, sobre un total de 6,2 millones. Si el gobierno decidía dar una exención a quienes tienen ingresos por 40.000 dólares o menos, por ejemplo,  ayudaría a 4 millones de contribuyentes.

El gobierno discutirá su propuesta con los liberales y los “caquistas” quienes se habían manifestado en contra de cualquier aumento de impuestos. Según el PLQ, la tasa actual de 200 dólares por persona era ya progresiva y no había necesidad de ajustes. Para la CAQ, la tasa debía ser abolida pero en dos años, a partir de los ahorros de los gastos gubernamentales. El gobierno podrá sostener que el baja el canon para los menos favorecidos -que en efecto pagarán menos de 200 dólares- y que el esfuerzo recae en los hombros de las contribuyentes que tienen más ingresos.

Foto: Captura de pantalla