viernes, 12 de octubre de 2012

Según la OIT la crisis de la deuda europea provocará 7 millones de desempleados más el próximo año

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Estas revelaciones fueron dadas por Guy Ryder, director general de la OIT en Tokio, donde se celebra actualmente la reunión anual del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

Los 7 millones de nuevos parados, a causa de la crisis de la deuda europea, se agregarán a la impresionante cifra de 207 millones de desempleados en todo el mundo.

En esta reunión de Tokio, el FMI ha venido considerando la posibilidad de suavizar las medidas de recortes presupuestarios excesivas, exigidas a los países en problemas. Lo que ya ha recibido la crítica de Alemania, principal promotor de esta estrategia.

La OIT se alinea en este sentido con el FMI.

El Mundo.es

La crisis de deuda provocará la pérdida de siete millones de empleos el próximo año, según se desprende de los últimos datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), presentados en Tokio por su director general, Guy Ryder, durante la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

Si las naciones industriales no adoptan medidas decisivas, el número de desempleados se elevará a 207 millones en todo el mundo. Hasta ahora la OIT contaba con la pérdida de cuatro millones de empleos en 2013.

Desde el inicio de la crisis, hace cuatro años, se perdieron 30 millones de empleos, según las cifras del organismo de Naciones Unidas. Según Ryder, también es alarmante el hecho de que 900 millones de personas vivan en la miseria a pesar de tener un trabajo, al quedarse por debajo del umbral de pobreza de dos dólares por persona y día.

En un discurso adelantado a la prensa, Ryder advirtió de que “el constante crecimiento por debajo de la media y la proliferación del desempleo tienen consecuencias catastróficas para miles de millones de personas y naciones enteras”.

El director de la OIT consideró también preocupante que un tercio de las personas sin empleo sean menores de 25 años, algo que ocurre no sólo en muchos países del tercer mundo, sino también en España y Grecia.

“Una acción coordinada de los gobiernos de las principales economías debe evitar una caída en una crisis política, económica y social”, reclamó Ryders, director de la institución desde el pasado 1 de octubre.

Ryders se alineó con el FMI y advirtió en contra de medidas de ahorro demasiado estrictas en los países del euro y otras naciones afectadas por la crisis, que según él profundizarían en la recesión y provocarían más daños que beneficios. “La consolidación financiera sólo puede ser sostenible si va de la mano de una responsabilidad social y un reparto justo de las cargas”, apuntó.

Foto: Efe