sábado, 13 de octubre de 2012

Defensa del francés en Quebec: conflicto entre empresas y la Office québécois de la langue française llega a la Corte

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Miembros de Occupy se acercaron al Walmart de Jean Talon

Seis grandes multinacionales que tienen presencia en Quebec tienen  demandas ante la Office québécois de la langue française (OQLF), mientras la agencia pide que se agregue un término genérico en francés al nombre del comercio en inglés. Explicaciones de una batalla jurídica, pero también política que apenas empieza.

Son conocidas, visibles y concurridas. Esta semana, las empresas Best Buy, Costco, Gap, Old Navy, Guess y Walmart pidieron a la Corte Superior determinar si la OQLF puede exigir que sumen un nombre genérico en francés a su nombre comercial. O si, más bien como ellas creen, esta interpretación de la Charte québécois de la langue française no está conforme a la ley.

“Las discusiones son difíciles con la agencia”, afrima Nathalie St-Pierre, vicepresidenta por Quebec ante el Conseil canadien du commerce de détail, que representa a las compañías. “Cambiaron su interpretación del acta  y tenemos varias demandas. Esto crea mucha inseguridad”, indica.

Las seis empresas afirman que la OQLF amenaza con revocar su certificado de francisation y de intentar contra ellas procesos judiciales si no agregan un término genérico en francés.

Las sociedades que representa St-Pierre afirman que haciendo lo exigido podrían afectar la integridad de su marca, la cual han trabajado durante años. Al final, eso podría tener consecuencias en su éxito.

“La marca de comercio establece una presencia uniforme en todo el mundo. Esto permite a los consumidores reconocerla y saber, viéndola  qué tipo de experiencia tendrán”.

A juicio de la experta, si suman elementos en francés, los comercios podrían también estar obligados a registrar su marca.

“Ya hay muchas inversiones y si cambiamos al nombre de otra marca, la marca no será más protegida. Entonces hay que registrarla”, explica St-Pierre, quien ilustra el aspecto económico de la petición de la OQLF.

En la solicitud entregada a la Corte Superior, que La Presse obtuvo, las empresas afectadas acusan a la agencia de haber cambiado su interpretación de las disposiciones de la Charte la langue française. Citan entre otros al Conseil superior de la langue française, organismo hermano de la agencia, que estudia los casos y escribe los avisos para la ministra responsable del acta, Diane De Courcy.

En el año 2000, el consejo publicó un aviso respecto al nombre de las empresas, en el que se escribe que la reglamentación actual no obliga a los comerciantes a sumar un término genérico en francés. Sin embargo, el organismo aconsejaba a la época a la OQLF incitar a las empresas a hacerlo y acompañar a las compañías que deseaban hacerlo.

Hasta ahora, desde el despacho de la ministra De Courcy, responsable de la aplicación del acta de la lengua francesa, se niega a hacer comentarios sobre si en esta nueva interpretación se ha ido muy lejos. Ahora, que el expediente está ante la Corte será el procurador general de Quebec que se encargará de la posición gubernamental.

“¿El procurador general se pronunciará a favor de la interpretación que hizo la OQLF sobre el acta? Aún es muy temprano para decirlo. Es todo lo que puedo afirmar por el instante”, dijo a La Presse, Joanne Marceau, de la oficina del procurador. La posición definitiva será conocida el 22 de octubre, día de presentación de la solicitud.

¿Beneficios?

El profesor de marketing y gestión de marca de la UQAM, François Marticotte, el argumento que están dando las empresas sobre el manejo de la marca no tiene mucho sentido.

“Desde el punto de vista del marketing, sumar un término genérico en francés no presentaría ningún problema”, dice.

“Tener una imagen diferente en Quebec puede generar costos adicionales, eso es verdad, pero también puede generar beneficios. Los consumidores pueden sentirse más cerca de la marca, por ejemplo y decidir ir más seguido e impulsarlas”, agrega.

Sin embargo, cabe recordar que casos específicos como el de Old Navy o Walmart representan dos de las 10 empresas que dominan este mercado en la provincia, por lo cual bien cabría la pregunta ¿poner el nombre genérico en francés los va a acercar más que eso, considerando que ya forman parte de los que dominan el segmento?

De acuerdo con Nathalie St-Pierre si el juez llegara a pronunciarse a favor de la OQLF, las empresas se ajustarán a la medida y agregarán el término genérico en francés.

Foto: Google Maps