martes, 16 de octubre de 2012

Pauline Marois critica la política exterior canadiense en un discurso pronunciado en Francia

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Pauline Marois en Paris

Después de un “excelente” primer encuentro con Stephen Harper, Pauline Marois cambió el tono contra  Ottawa respecto a la política exterior de Canadá en una alocución pronunciada en París, Francia.

La luna de miel Quebec-Ottawa duró poco. La primera ministra de Quebec criticó al Gobierno consevador en su discurso pronunciado en el Instituto Francés de Relaciones Internacionlaes, ante algunos políticos galos, responsables de organismos franco-québécois, estudiantes y un exministro conservador, Jean-Pierre Blackburn, reseña TVA Nouvelles.

“Desde hace varios años, los québécois no se reconocen en la política extranjera canadiense, que da la espalda a su tradición de apertura, de mediación y de multilateralismo”, declaró Marois, haciendo una apología a la soberanía.

“Queremos hacer de Quebec un país. La nación québécois debe ejercer los tres atributos de un país soberano, es decir, la capacidad de crear todos sus impuestos, de promulgar todas sus leyes y de llevar, en completa independencia, sus relaciones internacionales”.

La política exterior canadiense “no se corresponde ni con nuestros valores ni con nuestros intereses”, agregó, recordando los esfuerzos de Quebec en la escena internacional para hacer valer sus propias políticas y orientaciones en materia de lucha contra los cambios climáticos. “Estas políticas son contrarias a las de Canadá”.

Reacción de Blackburn

Interrogado después de la conferencia, el exministro Jean-Pierre Blackburn, defendió el balance de los conservadores. “Era parte del Consejo de Ministros y estoy de acuedo con las decisiones que defendieron mi país”, respondió.

Blackburn, quien actualmente funge como embajador para Canadá ante la UNESCO, no quiso “encender más el fuego” y dijo que la primera ministra es una mujer “determinada” que dio un discurso “inspirador” en el que comparten ciertos puntos de vista.

Sin embargo, destacó una “contradicción” : “Cuando se trató el tema de la Unión Europea, Marois dijo que cada país perdía un poco su soberanía para hacer funcionar en conjunto la comunidad europea y en la misma alocución trata de hacer ver las ventajas de un Quebec independiente. Estos dos debates se contradicen pero la decisión está allí y siempre le pertenecerá a los québécois”.