jueves, 18 de octubre de 2012

Nuevo impasse entre negociadores del gobierno colombiano y las FARC

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Ya van dos los impasses. El primero antes de salir de Colombia, el cual retrasó la salida hacia Oslo. Las FARC, a última hora, exigieron la presencia en las negociaciones de las guerrillera holendesa, Tanja Nijmeijer. Asunto que se les concedió.

Ahora las FARC exigen la presencia del guerrillero Simón Trinidad, quien purga una condena en los Estados Unidos por 60 años.

Lo habíamos comentado cuando empezaron los primeros pasos para la negociaciones: era prácticamente imposible que Estados Unidos se arriesgase a soltar un preso de tal calibre y con una elevada condena para enviarlo al extranjero. Ello habría requerido una logística y compromisos diplomáticos probablemente difíciles de cumplir.

Pues bien, las FARC insisten en que esté presente en las negociaciones.

¿Querrán realmente más negociadores?

La información de Rtve.es

“Los temas que han aflorado el día de hoy no pertenecen a esa agenda ni serán discutidos por el gobierno colombiano”, ha señalado el representante del Gobierno de Colombia, Humberto de la Calle, tras la intervención del delegado de las FARC, Iván Márquez, en la primera comparecencia conjunta.

Y es que esa primera rueda de prensa ha dejado, también, el primer escenario tenso. En ella, Márquez ha sacado a relucir temas que, para el Gobierno de Colombia, implica un intento de cambiar las reglas de juego, de salirse de los puntos de la agenda.

Las FARC lo niegan y acuden al preámbulo del acuerdo preliminar firmado en Cuba para verificar la legitimidad de sus demandas y su discurso. No obstante, en la sala de prensa, algunas preguntas hacían sospechar que algo había cambiado desde la primera intervención conjunta de Humberto de la Calle con las FARC y la posterior rueda de prensa del jefe de la delegación del Gobierno.

Las FARC vuelven a pedir la presencia de Simón Trinidad

Uno de los temas más polémicos es el de la figura de Simón Trinidad, alias de Juvenal Ricardo Ovidio Palmera ,el líder guerrillero que cumple condena de 60 años de prisión en EEUU como responsable del secuestro de tres contratistas del Pentágono en la selva colombiana en 2003.

Desde el primer momento, Trinidad ha sido uno de los delegados reclamados por la guerrilla en la mesa de negociaciones, pero fue descartado por su encarcelamiento en EE.UU.. Este jueves, las FARC han vuelto a reclamar su presencia, algo que no parecía que estuviera en el guión.

“El gobierno de Estados Unidos haría un gran aporte a la reconciliación de la familia colombiana facilitando la presencia de Simón (Trinidad) en esta mesa”, ha dicho el delgado de las FARC.

Sin embargo, Humberto de la Calle ha sido claro en su posterior rueda de prensa. “La presencia de Simón Trinidad no está en discusión. Es un hecho que no corresponde al gobierno colombiano”.

La doctrina militar y el modelo económico

Pese a que Márquez comenzó su comparecencia manifestando que la guerrilla ha acudido “con un sueño colectivo de paz” y con el objetivo de “buscar la paz con justicia social por medio del diálogo”, el número dos de la guerrilla ha criticado con dureza la política económica del Gobierno, que en su opinión “mata” a tanta gente como los paramilitares.

Márquez, quién ha mencionado directamente la reforma agraria realizada por el Gobierno de Santos y que el propio De la Calle mencionó en su primera comparecencia, ha resaltado que “las FARC no se oponen a una verdadera restitución de tierras. Hemos luchado por una reforma agraria eficaz y transparente (…) La restitución de tierras tiene que aludir a las tierras que les fueron arrebatadas a los campesinos indígenas y a sus descendientes”.

Pero el número dos de la guerrilla ha lanzado una consigna que sonaba a advertencia. “La paz no significa el silencio de los fusiles, sino que abarca la transformación de la estructura del Estado”, ha dicho, y ha apelado también a una transformación de las fuerzas armadas del Estado.

Premisas a las que Humberto de la Calle ha respondido minutos después. “No vamos a discutir la doctrina militar. Ese tema no corresponde a la agenda”. Tampoco, ha dicho el líder negociador, lo está “el modelo económico o la inversión extranjera no son elementos presentes en esta agenda de negociación (…) Lo que queremos son unas reglas de juego para la expresión democrática de las diferentes ideas políticas (…) Las FARC tienen derecho a exponer sus ideas, sin armas. En Colombia la política no puede hacerse con armas“, ha indicado el expresidentes colombiano.

De la Calle ha manifestado que el Gobierno no se cansará “de repetir que nuestro comportamiento es el que se desprende de la agenda”. Sin embargo, para el negociador de la guerrilla, Jesús Santrich, el expresidente está “un poco ofuscado” con ella. “Nosotros nos vinimos a negociar, vinimos a dialogar”, ha dicho.

Foto: Pantalla video rtve.es