viernes, 19 de octubre de 2012

El atentado de Beirut estaba dirigido al jefe de inteligencia de la policía, quien es una de las víctimas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Ultima hora

Un nuevo despacho de el diario El Mundo de España, revela nuevos hechos en torno a la poderosa explosión en un barrio cristiano de Beirut. Se trata de un atentado con coche bomba. En el atentado murió Wissam al-Hassan, jefe de los servicios de inteligencia de la policía libanesa, quien era el objetivo de este hecho. Al-Hassan, hace poco puso en evidencia un complot del ministro libanés de información, quien estaba vinculado con el régimen sirio.

El Mundo.es

El jefe de los servicios de Inteligencia de la Policía libanesa ha muerto en el atentado con coche bomba de este viernes en Beirut, según la televisión libanesa. Wissam al-Hassan, que estaba a cargo de una unidad de inteligencia superior, descubrió un complot que llevó a la detención el pasado agosto de ex ministro de Información libanés, Michel Samaha, estrechamente vinculado al régimen siro de Asad.

Samaha confesó en el interrogatorio su participación en la transferencia de explosivos desde Siria al norte de Líbano. Las bombas iban a ser utilizadas en una campaña de atentados ideada para amplificar las tensiones sectarias.

El coche bomba ha estallado este mediodía en el centro de Beirut dejando un rastro de devastación en las inmediaciones de la conocida plaza de Sassine, el principal referente de la comunidad cristiana de la capital libanesa.

La explosión ocurrió poco antes de las tres de la tarde hora local y retumbó en todo el barrio, de donde muy se elevó una enorme fumarola negra. Según la agencia Nacional de Información libanesa, al menos 8 personas murieron y unas 80 resultaron heridas en el atentado.

Éste es el primer atentado de este tipo que se registra en Beirut desde el año 2008, año que marcó el final de la extraña oleada de ataques del mismo tipo que sufrió el país tras el asesinato del ex primer ministro Rafic Hariri en el 2005 y la subsiguiente retirada de las tropas sirias obligadas por las manifestaciones de cientos de miles de libaneses.

Nada más producirse el atentado, numerosos políticos de la oposición al Gobierno que lidera Najib Mikati, el único gabinete árabe que mantiene una alianza tácita con el régimen de Bashar Asad, acusaron a Damasco de ser el responsable del suceso.

“Es un mensaje de Siria para aterrorizar al pueblo libanés”, indicó el diputado del Partido del Futuro, Nohad Mashnouq.

Escenario dantesco

Un fotógrafo de la agencia France Presse afirma que varios edificios estaban gravemente afectados en el barrio de Achrafieh. Uno de los edificios estaba en llamas y varias peronas salían de él con las caras ensangrentadas.

La zona del atentado está habitada mayoritariamente por cristianos. La explosión tuvo lugar en la plaza Sassine, a 200 metros de la sede del Partido Cristiano de la Falange Libanesa. Y se ha producido en una hora en la que muchos padres estaban recogiendo a sus hijos de los colegios.

Potente explosión en un barrio cristiano de Beirut deja 8 muertos y 80 heridos

Al mediodía de hoy (hora local) una potente explosión en el residencial barrio cristiano de Ashrafiyeh en Beirut (Líbano) provocó 8 muertos y unas 80 personas heridas. La explosión tuvo lugar cerca de la sede del Partido Falangista, de orientación cristiana y crítico del régimen de Damasco.

En Beirut hay una fuerte presencia de cristianos de diversas orientaciones como maronitas, católicos armenios, católicos romanos, católicos coptos; y Ortodoxos (ortodoxos antioquenos, ortodoxos griegos), cristianos armenios, cristianos coptos y protestantes). Pero también la presencia musulmana es importante al oeste y sur de la ciudad, como los sunníes, chiitas; además están los drusos.

Hace poco estuvo de visita el Papa Benedicto XVI en la ciudad.

Potente explosión en un barrio cristiano de Beirut deja 8 muertos y 80 heridos

El País

Al menos ocho personas han muerto a causa de una explosión registrada el mediodía del viernes en Ashrafiyeh, un barrio cristiano de Beirut. Casi 80 personas resultaron además heridas, según fuentes del cuerpo de bomberos.

La deflagración provocó una densa nube de humo negro acompañada de llamaradas, según las imágenes que fueron llegando de la capital libanesa. Los marcos de las ventanas de los edificios circundantes se desencajaron y algunos tramos de balcones se desplomaron. Numerosos vehículos estacionados en la zona quedaron también destrozados.

La explosión se produjo en un momento del día en el que las calles del centro de Beirut se encuentran normalmente muy concurridas. Ashrafiyeh es un barrio residencial de mayoría cristiana. Alberga además numerosos restaurantes y elegantes cafés. La explosión se produjo cerca de la sede del cristiano Partido Falangista, enfrentado con Damasco, informa la agencia Reuters. “No podemos seguir así. Llevamos advirtiendo un año. Ya basta”, aseguró el líder falangista Sami al Gemayel, cuyo hermano fue asesinado en noviembre de 2006.

Pese a la fragilidad política libanesa, Beirut ha permanecido en relativa calma en los últimos meses. Los enfrentamientos en el pequeño y fragmentado país se han centrado en el norte, y en general en las zonas cercanas a la frontera con Siria. El sangriento conflicto sirio, fruto de la represión del régimen de Damasco de las protestas nacidas al calor de la primavera árabe, corre el riesgo de contagiarse a Líbano, el país vecino. La oposición acusa a Hezbolá, la milicia chií que domina la vida política libanesa de apoyar y combatir del lado de las tropas gubernamentales.

Sin embargo, el peligro de que la guerra civil siria acabe contagiándose a su vecino es cada vez mayor, no sólo por la participación de Hezbolá, sino porque muchas de las divisiones sectarias que marcan los combates en Siria también tienen su reflejo en Líbano. Este país vivió un salvaje conflicto entre 1975 y 1990, pero nunca ha acabado de pacificarse del todo.

Foto: actualidad.rt.com