viernes, 19 de octubre de 2012

Madres viajarán a Cuba para preguntarle a las FARC donde están sus hijos secuestrados

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Treinta y dos madres, en representación de los 32 departamentos de Colombia, pretenden llegar a La Habana, Cuba, para preguntarle a los jefes guerrilleros de las FARC dónde se encuentra los numeroso secuestrados por la guerrilla.

Como se sabe a partir del 15 de noviembre se reunirán en Cuba las delegaciones de las FARC y del gobierno colombiano, para continuar la tercera y definitiva ronda de negociaciones destinada a encontrar la paz para Colombia.

Este proceso tiene muchos detractores. No solamente los familiares de secuestrados por las FARC, inquietos por no tener noticias de sus seres querido, sino también de sectores políticos que no aceptan que el gobierno negocie con “terroristas”. Encabezan esta corriente, el expresidente Álvaro Uribe, quien durante su gobierno combatió militarmente a esta agrupación guerrillera.

Familiares de personas secuestradas por las FARC anunciaron el viernes que viajarán a Cuba en noviembre para preguntarles a los comandantes de esa organización guerrillera qué pasó y qué hicieron con sus seres queridos, reseña AP.

“Vamos a ir a Cuba para que la guerrilla de las FARC diga la verdad”, aseguró Miryam Torres, madre de Juan Camilo Mora, un joven administrador de empresas que, según ella, fue secuestrado por las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en enero de 2006 sin que hasta ahora se tenga noticia de su paradero.

Uno de los objetivos de su viaje a La Habana, dijo Torres en entrevista telefónica con AP, es saber “si están muertos. Que nos digan dónde están para ir a buscarlos y para poder resolver el duelo, porque uno no puede vivir eternamente esperando a ver cuándo ellos van a dar una prueba de supervivencia”.

Irán 32 madres

Voceros de las FARC han dicho insistentemente en los últimos días que en la actualidad ninguno de sus frentes tiene en su poder a personas secuestradas. “No pretendemos que las FARC nos atiendan. Lo que sí pretendemos es visibilizar las víctimas a nivel mundial y hacer un poco de presión para que ellos, los de la guerrilla, hablen en algún momento”, agregó Torres.

En tanto, el periodista Herbin Hoyos, uno de los organizadores del viaje a Cuba y quien desde hace casi 20 años tiene un programa radial en el que los familiares les envían mensajes a los rehenes, explicó que “la idea es llevar a un grupo de 32 madres de secuestrados y desaparecidos que han confirmado hasta el momento su viaje a La Habana, el próximo mes de noviembre, cuando se reanuden las negociaciones entre las FARC y el gobierno”.

Solicitarán ayuda a las FARC

Las 32 madres, agregó Hoyos, representarán a cada uno de los 32 departamentos del país. Ellas llevarán fotografías y documentos que pretenden entregarles a los jefes rebeldes quienes, el 15 de noviembre, volverán a la mesa de diálogo con el equipo negociador del presidente Juan Manuel Santos. La víspera, en Oslo, Noruega, ambas partes instalaron oficialmente la mesa de negociación para tratar de poner fin a una confrontación que lleva casi 50 años.

La idea, añadió Hoyos, es que las FARC “ordenen una verificación por todos sus frentes y que nos ayuden a ubicar dónde están esos secuestrados y esos desaparecidos”. El periodista ha dicho que si las FARC dicen no tener en su poder secuestrados “es porque los mataron a todos”.

Uribe encabeza las críticas a las negociaciones de paz en Colombia

El País

El expresidente Álvaro Uribe, uno de los más férreos opositores a la posibilidad de que los guerrilleros no paguen por sus crímenes ante la justicia, criticó el inicio de las conversaciones de paz en Oslo asegurando que “los europeos no entienden, pero nosotros no podemos aceptar lo que ocurrió en algunos países centroamericanos, donde le perdonaron todo a la guerrilla y los llevaron al Parlamento. En esos lugares la guerrilla no era narcotraficante y había una democracia imperfecta. Aquí hemos tenido una democracia respetable”.

Durante el lanzamiento en Medellín de su libro No hay causa perdida, el exmandatario, quien mantiene un distanciamiento frontal con la forma de gobernar del presidente Juan Manuel Santos, también fue enfático en afirmar que aunque haya condenas reducidas, estas se deben mantener. “Es aceptable porque son sacrificios que debe hacer la justicia en aras de la paz”, dijo el exgobernante.

Para el presidente del Congreso colombiano, del gubernal Partido Unidad Nacional, Roy Barreras, no fue una sorpresa la diferencia de enfoque entre la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el discurso del Gobierno en el inicio de las conversaciones. “No nos sorprendamos los colombianos porque la visión política y económica de las FARC sea diametralmente opuesta a la del Gobierno. Porque hay diferencias hay que hacer diálogo”, dijo.

El presidente del partido Liberal, también en el Gobierno, Simón Gaviria, también encontró normales las diferencias enrre los discursos de las dos partes y destacó que “lo que hay que resaltar es la voluntad de llegar al fin de la confrontación armada, tanto de la guerrilla, como del Gobierno”.

Entretanto, al representante en la Cámara del opositor Polo Democrático (izquierda), Iván Cepeda, le resultó lógico que las dos partes marquen diferencias. “Por supuesto afloran los enfoques distintos. No va a ser un camino fácil, pero estas conversaciones son la llave para lograr que salga adelante el proceso y se llegue a una acuerdo que ponga fin al conflicto”.

Por su parte, el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso aprovechó el inicio de las negociaciones para pronunciarse enviando una carta en la que expresó su “júbilo” por el inicio de las conversaciones entre las FARC y el Gobierno, al tiempo que pidió participar activamente en el proceso. Según el exparamilitar, detenido en una cárcel de Virginia (Estados Unidos), en donde afronta un juicio por narcotráfico, “un proceso de paz que no incluya a la gran mayoría de los actores del conflicto resultará insuficiente”.

Foto: Ap / Afp