jueves, 25 de octubre de 2012

Dos millones de islamitas en peregrinaje a La Meca celebran la ascensión al monte Arafat

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Visitar La Meca por lo menos una vez en la vida es una de las obligaciones que establece El Corán para los seguidores del islamismo.

Precisamente esta semana se está produciendo la peregrinación anual hacia este lugar. Más de 2 millones de seguidores de Mahoma están reunidos en La Meca.

Hoy deberían estar ascendiendo al monte Arafat (no confundir con el monte Ararat, que está en Turquía). Al llegar al monte lo usual es dirigirse a Dios diciendo: «Aquí estoy, oh Señor«. Luego se deberá permanecer orando, ya sea en las alturas del monte o en los valles del mismo, desde el amanecer hasta la puesta del sol.

La Meca es una ciudad de la región de Hiyaz, en la actual Arabia Saudita, en la península de Arabia. El monte Arafat está situado cerca de La Meca. Es una montaña con rocas de granito y no es muy alta, unos 70 metros de altura. Allí el profeta Mahoma pronunció su último discurso.

Reporte de EFE:

El «hach», la peregrinación anual musulmana a la ciudad santa de saudí de La Meca, entra hoy en su día más importante con la subida de los fieles al monte Arafat, donde el profeta Mahoma pronunció su último sermón hace catorce siglos.

Durante esta jornada, también está previsto que el mufti de Arabia Saudí pronuncie su tradicional sermón.

La subida de monte Arafat, conocido también como «Yabal al Tauba» (monte de arrepentimiento), es el ritual más importante de la peregrinación porque sirve para expiar los pecados y simboliza el día del juicio final.

La zona de Arafat, a unos 19 kilómetros al este de La Meca, está compuesta por un monte de granito y un valle.

Allí, los fieles, vestidos con el «ihram«, un traje de dos piezas de tela blanca sin costuras, tendrán que permanecer desde el amanecer hasta la puesta del sol y repetir varias veces la invocación «Labaik Alahuma Labaik» (Aquí estoy, oh señor) .

Al atardecer, los peregrinos se desplazarán a la localidad vecina de Muzdalifa, donde recogerán los guijarros con los que mañana lapidarán tres monolitos de piedra que simbolizan las tentaciones del diablo en el tercer y último día de peregrinación.

El «hach» es uno de los cinco pilares del islam que todo musulmán debe cumplir al menos una vez en la vida si dispone de medios económicos y goza de salud.

Fotos: Efe