lunes, 29 de octubre de 2012

Al Cormier, fundador de Mobilité Électrique Canada: «la movilidad de tracción eléctrica es un fenómeno global»

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Al Cormier

El viernes de la semana pasada concluyó la cuarta edición del congreso EV – VÉ (Vehículos Eléctricos) , el mayor evento académico canadiense sobre medios de transporte de tracción eléctrica.  Este certamen, pionero en Norteamérica, acogió a autoridades gubernamentales y a prestigiosos investigadores, catedráticos y empresarios de sectores relacionados con la electricidad, el transporte y el medioambiente, venidos de todo Canadá, de los Estados Unidos y de Europa.

Durante cuatro días, bajo la guía de más de cien conferencistas, discutieron y compartieron, en el Palais des Congrès de Montréal, sobre el panorama actual del transporte eléctrico, en cuanto a aspectos técnicos, comerciales y reglamentarios, y sobre las perspectivas de este sector, en un momento de crisis ambiental mundial.  Paralelamente, se presentó una exposición con las últimas novedades de vehículos eléctricos e híbridos.

Estuvimos conversando con el fundador del evento, Al Cormier, quien ocupó hasta el año pasado la presidencia de  Mobilité Électrique Canada (entidad organizadora del certamen) y hoy se desempeña como director de proyectos de esa institución.

-Cuéntenos cómo surgió Mobilité Électrique Canada…

-Mobilité Électrique fue lanzada en el año 2005, con el objetivo de promover la tracción eléctrica en todos los medios de transporte: desde la bicicleta, hasta el metro.  En Canadá no había un proyecto como este, que ha tenido el objetivo de reunir a los diferentes protagonistas de esta industria:  los fabricantes de vehículos; los proveedores de electricidad, como Hydro-Québec; las entidades gubernamentales y las empresas de transporte, que generalmente son los primeros en adquirir nuevas tecnologías.  Gracias a Mobilité Électrique hemos logrado reunirlos, hacer lobby ante los gobiernos provinciales y federal y desarrollar proyectos para educar al gran público respecto de este tema.

-Hablemos de las dificultades a la hora de organizar un evento de estas proporciones…

Como en todo evento como este, que incluye un programa complejo y completo, siempre es difícil seleccionar los ponentes.  Deben ser profesionales de altas calidades, que estén al día en cuanto a las temáticas técnicas de las que tratamos.  Y el problema es que esta clase de expertos muchas veces son invitados a varios eventos al mismo tiempo, en diferentes partes del mundo…  También tenemos que invitar a distintos delegados y ocuparnos del salón de exposición que se abre al público durante el evento para mostrar las ventajas del transporte eléctrico.  Hacemos otras actividades paralelas de divulgación, como la que realizamos este martes, cuando invitamos a varios periodistas a ensayar vehículos eléctricos y a compartir su experiencia con la comunidad.  Todo esto implica grandes desafíos y, por supuesto, muchos gastos.

-¿Cuáles fueron, para usted, los ponentes más destacadas de esta edición de la conferencia?

-Creo que fueron los que mostraron las investigaciones que han desarrollado ellos mismos sobre nuevas tecnologías, tanto en el campo de baterías, como de programas o de sistemas de monitoreo del desempeño de vehículos eléctricos.   Esa clase de conferenciantes son siempre muy apreciados en nuestro medio.

 -¿Cuáles fueron las grandes novedades de EV 2012 VÉ?

Nuestro salón de exposición de vehículos eléctricos e híbridos fue, de por sí, una novedad, ya que la gran mayoría de esta clase de salones sólo muestran vehículos ordinarios.  Y otro hecho sobresaliente fue que contamos con mayor participación de representantes de entidades públicas municipales, provinciales y federales.  Y esto quiere decir que nuestra conferencia ya está ganándose un puesto en el presupuesto de estas entidades, ya que, si en este presupuesto no se aprobara la participación de estos delegados, ellos no podrían asistir al evento.   Sin hablar del sector privado, para el cual nuestra conferencia está convirtiéndose cada vez más en la preferida.

-Hablemos de las entidades que han apoyado con más fuerza la realización de este evento…

-Tenemos patrocinadores importantes, como Hydro-Québec y las entidades federales y provinciales que se encargan de los Recursos Naturales.    Están también compañías fabricantes de vehículos, como Ford y General Motors, entre otras empresas.  Ellos nos dan un gran apoyo y están muy contentos con el evento.

-¿Qué balance nos daría de esta edición de la conferencia?

Con toda seguridad, el evento fue un éxito, desde todos los puntos de vista.  Tuvimos una gran participación, con casi 500 delegados.  En cuanto al aspecto financiero, nos fue bastante bien: no quedamos con déficit.

-¿Qué puede decirnos sobre el liderazgo del Canadá respecto de la movilidad de tracción eléctrica?

-La movilidad de tracción eléctrica es un fenómeno global, del cual el Canadá es líder en ciertos aspectos, como la aplicación de los proveedores de energía, de Hydro-Québec, y el trabajo de investigación que se está desarrollando en nuestras universidades.   Sin embargo, los gobiernos de otros países han adoptado con mayor fuerza políticas específicas que favorecen el transporte de tracción eléctrica y esto todavía no se ha dado en el Canadá, a nivel federal.  Sin embargo, a nivel provincial, provincias como Québec, Ontario y Columbia Británica han implementado políticas para apoyar la integración de los vehículos eléctricos al mercado y para ayudar financieramente a quienes se sirvan de esta clase de tecnología.

-¿Por qué es importante realizar en el Quebec esta clase de eventos?

-Quebec es líder en el Canadá, en cuanto a la tracción eléctrica, gracias a los esfuerzos de su gobierno provincial.  Personalmente, me alegra ver que el nuevo gobierno de Pauline Marois ha manifestado estar de acuerdo con esta clase de políticas.  Todo eso podrá desarrollarse mucho más, con la colaboración de Hydro-Québec.  Otro factor que hay que tener en cuenta es que el petróleo que se usa en el Quebec es importado: no viene del Oeste, sino de otros países.  Y el dinero que sale del Quebec para comprar estos combustibles asciende aproximadamente a quince millardos de dólares.   Con la tracción eléctrica, estos montos permanecerían en el Quebec y servirían para beneficiar los servicios públicos del Quebec y los diversos presupuestos del Estado.

-Hablemos, finalmente, de cómo llegó usted a convertirse en uno de los grandes apóstoles de la movilidad eléctrica en el Canadá…

Mi carrera ha estado siempre relacionada con el transporte.  Durante años, dirigí la Asociación Canadiense de Transporte Urbano, que congrega a las grandes empresas de transporte del país.  Allí, me di cuenta de la importancia de conducir los sistemas de transporte público hacia un modelo “durable”.  Fundé, entonces, el Centro para el Transporte Durable, en el cual hacíamos estudios de políticas a largo plazo para el Canadá.  Y, en medio de estos esfuerzos, constaté que no había ninguna institución que favorizara el transporte eléctrico.  Lancé, entonces, Mobilité Électrique Canada, en aras de que el país aproveche al máximo la inmensa cantidad de electricidad que produce, que viene de fuentes renovables y constituye un patrimonio excepcional que los otros países no tienen, con excepción de Noruega.  ¡Y vemos cómo la idea ha ido resultando bastante exitosa!

 Foto: Marc Dufour