sábado, 3 de noviembre de 2012

Perú: Sigue el misterio del caso Ciro Castillo Rojo. Aún se sospecha de Rosario Ponce

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El caso de Ciro Castillo Rojo, encontrado sin vida en octubre del 2011, en las profundidades de un despeñadero, en los valles del Colca de Perú, tras 206 días de su desaparición, sigue en el misterio. Aún sin resolverse. Pero se sigue sospechando de la novia, Rosario Ponce.

Recientemente la juez que sigue el caso pidió más tiempo para seguir investigando.

Un examen sicológico y siquiátrico practicada a Rosario Ponce, poco después que apareciera sola,  sin Ciro Castillo Rojo, revelaba que ella tiene poco control de sus impulsos, es caprichosa y ansiosa. Esto, entre otros elementos, es lo que usa la fiscalía para seguir adelante en sus acusaciones. Se sospecha que ella pudo haber empujado a Ciro barranco abajo.

Vea: La historia de la desaparición de Ciro Castillo

La República.pe

«Rosario Ponce López tiene débil control racional de sus impulsos. Es caprichosa, ansiosa, se deja llevar por la situación, aun a pesar del peligro que pueda significar para ella», señalan las pericias psicológica y psiquiátrica practicadas a Rosario. Este es uno de los indicios que la fiscal de la Segunda Fiscalía Provincial Penal, María del Rosario Lozada Sotomayor, tomó en cuenta para formalizar denuncia en contra de Rosario.

Para Lozada este es un factor importante, que permite esclarecer la causa de la muerte de Ciro Castillo Rojo García Caballero, ocurrida el 5 de abril del 2011 en el nevado Bomboya (Chivay – Caylloma). En la tesis de la Fiscalía se tiene como causa de muerte del estudiante un desbarrancamiento abrupto, provocado por una persona, que en este caso sería Rosario Ponce.

PUDO EMPUJARLO

La pericia psicológica del 6 de mayo de 2011 concluye que Rosario muestra una personalidad estructurada, con tendencia a la introversión, inestable e inmadura. Además rasgos de personalidad dependiente e impulsiva.

También señala que «presenta reacción al estrés agudo con síntomas disociativos (trastorno de personalidad múltiple).

Este perfil ha sido corroborado con las declaraciones vertidas por Juan Pablo Gonzales, Ruth Gonzales y Sara Gonzales, amigos de la pareja. Los tres indican que el 18 de marzo de 2011, en la ciudad de Cusco, Rosario y Ciro discutieron  violentamente. Otros testigos que también tuvieron contacto con los estudiantes vieron sus peleas.

También valora la fiscal Rosario Lozada lo señalado por el mejor amigo de Ciro Castillo Rojo, Rubén Bermúdez Dobbertin. Este señala que «Rosario Ponce era «una persona movida», tenía varios enamorados, no le importaba su menor hijo, y que Efraín Mattos Muñasqui era quien le hacía los trabajos y mostraba mucho interés por ella».

Estos cuatro elementos de prueba conllevan a la hipótesis fiscal de que Rosario y Ciro mantuvieron una discusión en el nevado Bomboya  y que desembocó en una pelea. «Con ello se puede inferir que una persona con dicho perfil puede realizar conductas que pongan en riesgo a terceros».

ESTUVIERON JUNTOS

Cuando Rosario fue rescatada tenía en su poder el canguro de  Ciro. La Fiscalía refuerza su tesis que ella estuvo con Ciro hasta que cayó al precipicio. Ponce declaró que el estudiante siempre lo llevaba con él. En este implemento, Ciro tenía sus documentos personales y dos celulares de Rosario.

Otro elemento que prueba que estuvieron juntos hasta el final es lo dicho por Rosario a la integrante de Bomberos Unidos sin Fronteras (BUSF), Teresa Pillco Condori. Le dijo que Castillo Rojo estaba en la zona de las mochilas con una fractura en el brazo o pierna. Alonso Málaga, también integrante de BUSF, el 15 de abril recibió una llamada de la madre de Rosario, María del Carmen López. Ésta le dijo en forma confidencial que Ciro estaba vivo en una pendiente con una fractura en su pierna o brazo. Sabía ella porque había consultado con una vidente.

La madre de Rosario ha negado esta llamada y Alonso se ratifica en esa versión. El día que encontraron a Rosario, Alonso la escuchó, decía que podía llevarlos al lugar donde  estuvo Ciro y orientarlos por donde pudo haber caído.

Estos indicios son considerados por la Fiscalía como un principal elemento de prueba para formalizar denuncia en contra de Rosario Ponce. La fiscal Lozada agrega en su resolución que en esta segunda etapa de la investigación, que tardará 120 días, tratará de afianzar la tesis fiscal y formular una acusación.

«NO SOY ASESINA»

Por su parte, Rosario Ponce cuestionó la actitud de los fiscales que analizan el caso de iniciar una investigación preparatoria por homicidio. “No he cometido ningún delito. Mi pecado fue sobrevivir”.

Ponce cuestionó además que el presidente de la Junta de Fiscales de Arequipa, Jesús Fernández, entregara el informe final de la investigación sobre la muerte de Ciro a la prensa, antes de que a sus abogados. «El fiscal ha vulnerado totalmente mis derechos humanos como investigada».

En el informe, la fiscal María del Rosario Lozada sostiene que Rosario habría empujado a su ex enamorado, lo que para la acusada es una «ridiculez».

Carlos Herrera – La Republica

Foto: larepublica.pe