lunes, 5 de noviembre de 2012

Gérald Tremblay: una carrera dedicada a Montreal que termina abruptamente en medio del escándalo

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Gérald Tremblay Renuncia Montreal Alcaldía

Gérald Tremblay nació en Ottawa hace 70 años, aunque gran parte de su vida ha estado dedicada a Montreal, como empresario y político. Hoy sale por la puerta de atrás, forzado a dejar el puesto de alcalde y con muchas interrogantes a su alrededor.

Desde los cuatro años vivió en Montreal, aunque volvería a la capital del país a estudiar derecho. Luego cruzó la frontera y logró un MBA en Harvard antes de volver a Canadá.

Durante la década de los 80 trabajó en varias firmas financieras y empresas de la provincia hasta que en 1989 dio el salto a la política por la puerta grande, como diputado en la Asamblea Nacional de Quebec por el Partido Liberal.

Desde su elección hasta 1994 ocupó el cargo de ministro de Industria, Comercio, Ciencia y Tecnología de Quebec. Consiguió ser reelecto por la circunscripción de Outremont, en Montreal, pero renunció a su cargo en 1996 para seguir con su carrera como empresario.

Gerald Tremblay Alcalde de MontrealSin embargo, en 2001, en medio del fuerte debate sobre la reunificación de 29 municipalidades de la ciudad de Montreal, cuya jurisdicción fue extendida a lo largo y ancho de la isla, decidió lanzarse a la alcaldía, la cual ganó el 4 de noviembre de 2001 gracias a una coalición de distintas fuerzas políticas.

El 6 de noviembre de 2005 fue reelegido para un segundo mandato con apenas un 39% de participación, una de las más bajas en la historia de la ciudad. Sin embargo siguió llevando adelante sus planes de desarrollo de la metrópolis. Dice estar orgulloso de todo lo logrado sobre todo a nivel de entretenimiento y cultura, con obras como la Place des Arts.

Sin embargo, la sombra de la corrupción y el mal manejo del sector de la construcción empezaron a empañar su mandato para el año 2008. Aún así, logró un tercer periodo en las elecciones del 1ro de noviembre de 2009, por delante de Louise Harel.

Mantuvo un perfil bajo, aunque no pudo escapar al escándalo que destapó la comisión Charbonneau sobre la corrupción y colusión en el otorgamiento de contratos de construcción. Así mismo, un antiguo vocero de su partido, Unión Montreal, lo vinculó con la mafia y denunció prácticas de financiamiento ilegal de su partido.

Con la presión sobre sus hombros, decidió tomarse unos días de descanso hasta que finalmente anunció su renuncia. Dice irse herido por la traición de muchos de sus colaboradores y promete dar las pruebas para demostrar su inocencia.

Se casó con Suzanne Tailleur en 1979 y juntos adoptaron a sus hijos mellizos. Nunca fue el político más carismático, aunque siempre estuvo presente en todos los eventos de la ciudad y siempre defendió sus planes para modernizar y hacer de Montreal una ciudad referencia en el mundo.

Sin embargo, sus logros podrían quedar manchados en la historia. Manchados por numerosas acusaciones y escándalos a los que sobrevivió por años.

Foto: Captura de pantalla Radio-Canada