lunes, 5 de noviembre de 2012

Los «Vatileaks»: Ahora el informático pasa ante el banquillo de los acusados

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Claudio Sciarpelletti, el informático, comenzó hoy a ser juzgado por el robo de los documentos del Vaticano.

Entre tanto, el mayordomo Paolo Gabriele ya purga condena en una celda del Vaticano. Sin embargo, estuvo presente en este juicio hoy, en calidad de testigo.

Sciarpelletti se declaró no culpable y su defensa pidió más tiempo. El tribunal aplazó hasta el próximo sábado el reinicio del juicio.

Rtve.es

Con el exmayordomo papal encarcelado en una prisión Vaticana, ha comenzado ‘Vatileaks, capitulo segundo’: el informático Claudio Sciarpelletti ha respondido este lunes ante el tribunal de la acusación de favorecer el robo de documentos.

La primera jornada del juicio al técnico de Vaticano se ha dedicado a aspectos de procedimiento y a matizar la relación que existe entre el informático y el exmayordomo, Paolo Gabriele. Ambos se han saludado en la sala: Claudio desde la silla de los acusados y Paolo Gabriele en la de los testigos.

El defensor del informático ha recalcado que todos los ordenadores de Vaticano se han renovado en los últimos seis años, salvo el del exmayordomo, que no dejaba que Sciarpelletti lo tocaran. El defensor esgrime esa razón para explicar la amistad distante entre los dos.

Sciarpelleti que se ha declarado no culpable, se arriesga hasta a un año de cárcel. La defensa ha pedido un tiempo para realizar su trabajo y el juicio ha sido aplazado hasta el sábado próximo a partir de las nueve de la mañana.

La Santa Sede minimiza la participación del informático

En principio, el juicio al técnico formaba parte común con el caso del exayuda de cámara papal. En la primera sesión se decidió que tenían que celebrarse vistas separadas. Aunque Claudio Sciarpelletti fue detenido el 25 de mayo, dos días después que Gabriele, no se supo de su existencia hasta que el caso se envió a juicio el pasado 13 de agosto

Desde el principio, la Santa Sede ha minimizado la participación del informático en la filtración y robo de noticias. Pasó una noche en prisión provisional por contradicción en sus declaraciones y se le descubrió en posesión de un sobre con algunos documentos calificados como “no reservados”, según su abogado.

Posteriormente, el fiscal comprobó que aquellos documentos formaban parte del capítulo titulado “Napoleón en Vaticano”, una de las partes del libro “Su Santidad” publicado por el periodista Gianluigi Nuzzi y en el que transcribe los documentos que le entregó el exmayordomo.

En principio el informático dijo que el sobre se lo había entregado Paolo Gabriele. Posteriormente, aseguró que se lo había dado un monseñor que aparece en la instrucción oculto tras la letra W. El documento tienen timbre de la Secretaría de Estado.

Foto: Reuters