miércoles, 7 de noviembre de 2012

Altos cargos de la policía uruguaya estarían involucrados en venta de armas a narcotraficantes

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Una investigación realizada por las autoridades del departamento Treinta y tres y el Ministerio del Interior de Uruguay arroja la desaparición de más de 200 armas pertenecientes a los cuerpos policiales, que habrían ido a parar a manos de bandas narcotraficantes.

Estarían involucrados en esta operación delictiva, altos cargos de la Policía uruguaya, lo cual provocaría un serio escándalo en ese pequeño departamento denominado Treinta y Tres, de unos 48 mil habitantes y limítrofe con Brasil.

Se llama Treinta y tres en honor a los llamados Treinta y tres orientales que lucharon contra el dominio de Brasil.

El Mundo.es

Aún no están claras las responsabilidades, aunque las miradas se dirigen a altos cargos de la Policía uruguaya además de civiles y funcionarios policiales. Mientras tanto, la Justicia investiga la desaparición de algo más de 200 armas de todo calibre pertenecientes al Ministerio del Interior que podrían estar en poder de grupos de narcotraficantes de Brasil y Uruguay.

Esta es la hipótesis que se maneja desde que la jueza Ada Siré del departamento de Treinta y Tres (limítrofe con Brasil) y la fiscal Sandra Fleitas iniciaron una investigación judicial y de Inteligencia que comprende altos cargos de la Policía uruguaya, además de mandos medios.

Todo comenzó en junio de 2012 cuando la policía de Brasil detuvo a un narcotraficante que poseía armas originarias de la Jefatura de Policía de Treinta y Tres. Así el Ministerio del Interior comenzó su paciente investigación interna, que ya produjo separaciones de cargos y denuncias del gremio policial por abuso de jerarquías. De acuerdo a la policía, las armas sustraídas suman más de 200 y son en su mayoría pistolas Glock y Browning junto a revólveres Astra, con un precio total que rondaría los US$ 300.000 en el mercado negro.

Informes desde la ciudad fronteriza de Uruguay con Brasil añaden que las armas llevan desapareciendo desde el año 2010, y la cifra de 200 podría aumentar en la medida que se realizan recuentos más exhaustivos. Se maneja la posibilidad de que grupos criminales de Brasil y Uruguay, fundamentalmente dedicados al narcotráfico, sean abastecidos con este armamento. Como corolario, una perla legal: la figura penal de tráfico de armas no existe en Uruguay por tanto los responsables apenas podrían ser penados por contrabando, obviamente una figura delictiva menor.

Foto:  guiadesurfuruguay.com