viernes, 9 de noviembre de 2012

La cara cruel de la crisis: Una mujer en España se suicida cuando iba ser desalojada de su casa

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Una mujer se arrojó al vacío desde el balcón de su casa cuando iba a ser desalojada. Esta es la peor cara de la crisis económica que vive España. Es el segundo suicidio ocurrido en poco tiempo a causa de un desalojo.

Frente a esta situación, los ministerios de Economía y de la Presidencia preparan una propuesta que será discutida previamente con el partido de la oposición, el PSOE, a fin de ampliar los plazos de ejecuciones de hipotecas frente a los impagos, como una manera de paliar la situación.

El mismo Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE, envío cartas al presidente de la Asociación Española de Banca y al presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro, pidiéndoles que suspendan los desahucios.

El PSOE está visiblemente conmovido debido a que la mujer que se suicidó era militante y exconcejal por ese partido y su esposo es un concejal en ejercicio por la misma agrupación política.

El País

Amaya Egaña, una mujer de 53 años, ha fallecido esta mañana al arrojarse al vacío desde el balcón de su vivienda en Barakaldo (Bizkaia) cuando iba a ser desahuciada. Los primeros datos de la investigación apuntan a que se ha encaramado a una silla y se ha lanzado desde el balcón a una zona ajardinada sita junto al edificio, de seis plantas.

Aunque no ha fallecido en el acto, los servicios sanitarios que se han desplazado casi de inmediato al lugar no han podido hacer nada por salvarla.

La fallecida, quien trabajaba en las instalaciones de Bizkaibus (el servicio interurbano de autobuses) del barrio baracaldes de Burtzeña, era esposa del exconcejal del PSE de Barakaldo José Manuel Asensio, y tenía un hijo de 21 años. La Ertzaintza y la DYA, el servicio de emergencias, han tenido que atender al marido de una crisis nerviosa en el mismo lugar. Egaña, también militante socialista, fue concejal de la localidad guipuzcoana de Eibar durante año y medio en los primeros ochenta, cuando entró en el consistorio en sustitución de un compañero.

«Destrozado por la muerte de una amiga. Los desahucios se están convirtiendo en la cara más cruel de la crisis«, ha escrito en su cuenta de Twitter el lehendakari en funciones, Patxi López, quien conocía personalmente desde hace tiempo tanto a la fallecida como a su esposo.

Los hechos se han producido sobre las nueve y veinte de la mañana, en el número 11 de la calle de Escuela de Artes y Oficios, en Barakaldo. El barrio es una zona de inmuebles construidos en la última década en antiguos terrenos industriales que fueron recuperados gracias al programa Urban de la UE

La víctima no había pedido ayuda a Stop Desahucios, según ha confirmado su coordinadora en Bizkaia, Marta Uriarte. A los vecinos tampoco les constaba la situación que vivía la familia. Uno de ellos, Santi, excompañero de trabajo del viudo en Construcciones Navales del Norte, ha asegurado que desconocía que tuvieran problemas.

El juez de guardia, Juan Carlos Mediavilla, encargado del levantamiento del cadáver y las primeras diligencias, quien es además juez decano de Barakaldo, ha pedido un cambio legal en la normativa hipotecaria para que no se repitan desgracias como esta. El alcalde de Barakaldo, el socialista Tontxu Rodríguez, acompañado de varios concejales de la localidad vizcaína, ha acudido al lugar.

En los seis primeros meses del año han sido desahuciadas de sus casas 137 familias baracaldesas, según asociaciones vecinales y grupos sociales de la localidad.

Esta es la segunda muerte conocida vinculada a un desahucio que se produce en las últimas semanas. El pasado 26 de octubre un hombre de 53 años, que llevaba en paro desde hace alrededor de cuatro años, también se arrojó por la ventana de su vivienda en Burjassot (Valencia), aunque sobrevivió y actualmente se encuentra estable.

Un día antes, José Miguel Domingo, de 53 años, fue hallado muerto en el patio interior de su domicilio, en el barrio de la Chana en Granada. Poco después, aparecieron en la vivienda los agentes que iban a desalojarlo.

Foto: lavanguardia.com