jueves, 15 de noviembre de 2012

Gobierno de Quebec introduce proyecto de ley para destituir a funcionarios públicos acusados de delitos

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Sylvain Gaudreault Gobierno de Quebec

El gobierno de Quebec quiere tener más poder para intervenir en los casos de funcionarios públicos que son acusados de cualquier tipo de delito.

Es por eso que el ministro de Asuntos Municipales, SylvainGaudreault, presentó ante la Asamblea Nacional el proyecto de ley 10, el cual permitirá al gobierno de la provincia suspender de manera provisoria a un funcionario público que es investigado.

“El gobierno de Quebec está preocupado por la situación que prevalece en ciertas municipalidades”, señaló durante la presentación del documento en la capital de la provincia. “Este proyecto de ley se inscribe en nuestra voluntad de restablecer la confianza de los ciudadanos hacia la democracia municipal. Si el proyecto de ley es sancionado, responsabilizará de entrada a los funcionarios, forzándolos a rendir cuentas”, agregó.

La nueva ley funcionaría de la siguiente manera: el gobierno podrá introducir un pedido ante la Corte Superior de Quebec, la cual será tratada de urgencia para determinar si el funcionario público en medio de la demanda es inhabilitado provisionalmente para ejercer sus funciones.

Esto es en el caso de que el funcionario en cuestión sea acusado de un cargo que viole la ley del Parlamento de Quebec o Canadá y que sea sancionable con una pena de dos años de prisión o más.

Le ley estipula que el funcionario será suspendido con salario, aunque de ser encontrado culpable al final de la investigación, tendrá que pagar fuertes sumas para compensar los daños.

Sin embargo, muchos han criticado de entrada el proyecto por considerar que olvida el concepto de presunción de inocencia al castigar a los funcionarios antes de que sean condenados. Sin embargo, el gobierno del Parti Québécois considera que es importante tener las herramientas para responder a los pedidos de los ciudadanos.

Además, el proyecto tendrá que ser aprobado en la Asamblea Nacional, lo que significa que tendrá que recibir el apoyo de los sectores de oposición para conseguir la mayoría de los votos.

Foto: Radio-Canada