domingo, 18 de noviembre de 2012

Grupo de comercios de Quebec llevan debate sobre el uso del francés a la Corte Superior

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Walmart Montreal

La lucha sobre los idiomas en Quebec llegará a los tribunales. Varias empresas y tiendas que hacen vida en la provincia pelearán en la corte las leyes para obligarlos a poner los nombres de sus comercios en francés.

En la lista de los demandantes están Walmart, Best Buy, Costco, Gap, Old Navy y Guess, según reseña la agencia Canadian Press.

El conflicto comenzó luego que la Office Québécoise de la Langue Française (OQLF) solicitara a varios comercios que incluyan mensajes en francés junto a los nombres de sus empresas, para respetar la ley 101 sobre el uso del idioma oficial de la provincia.

Por ejemplo, Walmart, que no tiene una traducción directa al francés, podría incluir un nombre como “Le Magasin Walmart”.

Pero las empresas señalan que estas exigencias no están detalladas en la ley y que su aplicación obligatoria no aparece en ningún lado de la legislación, por lo que solicitarán a la corte que aclare si el gobierno de Quebec tiene el derecho para exigir tal medida.

La ley 101, que está vigente desde finales de los 70, señala que los comercios de Quebec deben tener un nombre en francés, aunque esto no se ha aplicado para las marcas registradas, como es el caso de los demandantes.

Sin embargo, para el gobierno es necesario que estas empresas por lo menos agreguen un mensaje o slogan en francés que acompañe a su nombre. Históricamente algunas empresas han tratado de evitar el conflicto cambiando sus nombres al francés. Es por eso que en Quebec no existe Kentucky Fried Chicken, sino “Poulet Frit Kentucky”.

Para las empresas en el medio de la polémica el gobierno de la provincia quiere hacer una interpretación nueva de una ley vieja, tomando en cuenta que la ley 101 no ha sido modificada por años.

Sin embargo, la OQLF inició una ofensiva, enviando cartas y solicitudes a estas empresas para que respeten las leyes, de lo contrario podrían ver revocado su “certificat de francisation”, el cual certifica que las empresas cumplen con la ley 101 y les da acceso a varios beneficios del gobierno provincial.

Así mismo, han amenazado con imponerles multas que van desde $1.500 hasta $20.000.

El debate llega en tiempos del gobierno del Parti Québécois, el cual ha anunciado desde su llegada al poder sus intenciones para reformar y reforzar la ley sobre el uso del francés, alegando que es necesario para proteger el idioma de la provincia ante el “retroceso” que está viviendo, sobre todo en Montreal.

Sin embargo, muchos estiman que las cifras que fundamentan esta visión son malinterpretadas. Según el último censo queda al descubierto que el número de hogares de inmigrantes, quienes hablan una lengua distinta al inglés o francés, está creciendo a un ritmo más acelerado que los del los francófonos e incluso que los anglófonos.

Sin embargo, la primera ministra de Quebec, Pauline Marois, cuenta con una minoría en la Asamblea Nacional, por lo que de llevar adelante cualquier reforma tendrá que contar con el apoyo de algún sector de la oposición, lo que parece poco probable.

Foto: Flickr – MPD01605