martes, 20 de noviembre de 2012

Colombia rechaza el fallo de la CIJ sobre la nueva delimitación marítima con Nicaragua

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El presidente colombiano Juan Manuel Santos rechazó el falló de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que ratifica la soberanía de Colombia sobre las islas del Archipiélago de San Andrés pero que extendió los límites marítimos de Nicaragua hacia una zona rica en recursos naturales.

Para Colombia esto es inaceptable.

El presidente Santos alega que la CIJ ha cometido «graves errores» al extender los límites marítimos de Nicaragua más allá del contexto del tratado Esguerra-Bárcenas, que es el objeto del litigio.

Por su parte, en Nicaragua, el presidente Daniel Ortega se mostró muy preocupado por la posición del presidente colombiano.

“Es un acto que muestra irrespeto total al derecho internacional, a la Corte, al pueblo colombiano, al mismo Estado colombiano, y se está irrespetando el mismo presidente, porque él había comprometido la palabra a su propio pueblo. Palabra que se compromete, palabra que se cumple. Esto nos preocupa”, dijo Ortega en un mensaje a la nación.

El nerviosismo crece en la zona en conflicto. La canciller colombiana María Ángela Holguín dijo que la presencia de seis buques de guerra de la Armada Nacional en el límite marítimo con Nicaragua es un acto de soberanía y «no de provocación», ya que la CIJ otorgó la soberanía sobre las islas del archipiélago de esa zona.

Reporte de EFE:

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció que su Gobierno no acepta el fallo proferido por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por considerar que ha incurrido en “graves errores” al trazar una nueva delimitación marítima entre este país y Nicaragua.

“La Corte, al trazar la línea de delimitación marítima, cometió errores graves que debo resaltar, y que nos afectan negativamente”, aseveró Santos, en una alocución por radio y televisión.

El tribunal internacional, con sede en La Haya, incurrió en “omisiones, errores, excesos, inconsistencias, que no podemos aceptar”, insistió Santos, al anunciar que Colombia ”representada por su Jefe de Estado, rechaza enfáticamente ese aspecto del fallo que la Corte ha proferido en el día de hoy”.

La CIJ redefinió ayer la frontera marítima en el mar Caribe entre Colombia y Nicaragua, al conceder parcialmente a cada país algunas de sus reclamaciones.

Mientras que a Colombia le otorgó siete cayos en disputa pertenecientes al archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en el Caribe; a Nicaragua le otorgó más territorio marítimo en un área rica en pesca y recursos naturales.

Este tribunal “equivocadamente, en lugar de limitarse a trazar la línea en el área regulada por el tratado Esguerra-Bárcenas, resolvió extender dicha línea al norte y al sur del archipiélago”, indicó Santos en alusión al acuerdo firmado entre los dos países en 1928 y que desconoce Nicaragua por considerar que entonces el país centroamericano estaba ocupado militarmente por Estados Unidos.

El presidente colombiano insistió en ese sentido que su Gobierno cree que la decisión “se salió del ámbito cobijado por el tratado”.

Para Santos, la Corte extendió la línea de delimitación marítima hacia el oriente hasta llegar a 200 millas de la costa nicaragüense, lo que significa “una reducción de los derechos de jurisdicción de Colombia sobre áreas marítimas”.

“Inexplicablemente -después de reconocer la soberanía de Colombia sobre todo el archipiélago, y de sostener que este, como una unidad, generaba derechos de plataforma continental y zona económica exclusiva- la Corte ajustó la línea de delimitación, dejando los cayos de Serrana, Serranilla, Quitasueño y Bajo Nuevo separados del resto del archipiélago”, matizó Santos.

Santos también anunció que su Gobierno no descarta ningún recurso o mecanismo del derecho internacional para “para defender nuestros derechos”.

Indicó, además, que esta misma noche viajará a San Andrés y que este martes se reunirá con dirigentes y representantes de la comunidad, “para evaluar no sólo esta situación sino el avance de otros compromisos que el Gobierno nacional ha hecho con el departamento de ultramar”.

Enfatizó en que la nueva línea trazada por la Corte “no afecta los derechos de navegación” de los colombianos y que los sanandresanos tienen derecho de transitar libremente hacia Quitasueño, Serrana, Serranilla y Bajo Nuevo y viceversa, y a derivar sustento de la pesca dentro del área reconocida por la Corte.

Poco antes, su ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, anunció que las Fuerzas Militares defenderán la soberanía nacional “hasta el último milímetro”, siempre acatando las leyes y las instrucciones del presidente Juan Manuel Santos.

Foto: Efe