jueves, 22 de noviembre de 2012

Empezó Cumbre del Billón. Países europeos fijan presupuesto para los próximos siete años

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Los países de la Unión Europea empezaron hoy una Cumbre para fijar el marco financiero global para el período 2014-2020.

Aunque los presupuestos son anuales, la referencia de siete años fija el marco global al cual hay que  respetar y de este modo dar una cierta estabilidad a la Unión.

Se estima que el presupuesto para los próximos siete años rondará el billón de euros, unos 145.000 millones anuales. Esto equivale solo al 1% del PIB acumulado de Europa. El presupuesto es gastado a través de varias partidas.

El 94% de presupuesto a los estados participantes está destinado a  inversiones, subsidios y ayudas. Un 6% se destina a la administración.

Guía para no perderse en esta cumbre europea:

Mundo.es

Los líderes europeos encaran desde hoy una de las negociaciones más difíciles de la política comunitaria y que el ex ministro británico, Tony Blair, definió como «la reunión más difícil de su vida política«. Durante las próximas horas -o días- los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se encerrarán en una sala de reunión con el objetivo de lograr un acuerdo sobre el nuevo marco financiero para el periodo 2014-2020.

Después del fracaso del Eurogrupo para alcanzar una solución sobre Grecia, un alto funcionario europeo advirtió ayer de que las consecuencias serán «bastante serias» si esta cumbre concluye sin acuerdo.

Ésta es una guía para no perderse en esta cumbre europea.

¿Qué se negocia?

El marco financiero plurianual para el periodo 2014-2020. Este marco fija el límite de gasto de los presupuestos anuales de la UE y también establece qué cantidad máxima se destinará a cada una de las partidas que componen las cuentas de la UE.

¿Por qué se negocia un marco para siete años?

Aunque los presupuestos son anuales, la Unión Europea define las directrices generales en un periodo de siete años para allanar el terreno y garantizar cierta estabilidad.

¿A qué se destina el presupuesto europeo?

A grandes rasgos, las cuentas de la UE están divididas en cinco grandes partidas: Fondos de cohesión, Agricultura, Seguridad y Ciudadanía, Política Exterior y Administración.

¿A cuánto equivale el presupuesto de la UE?

Para los próximos siete años el límite de gasto rondará el billón de euros. Cada presupuesto anual es de unos 145.000 millones de euros. Parece una cantidad muy alta, pero en realidad equivale a sólo un 1% del PIB europeo. Un ejemplo: sólo el presupuesto anual de Alemania es tres veces mayor, de unos 450.000 millones de euros.

¿Cómo se nutre la UE de recursos?

El 99% del dinero de la UE procede de los estados miembros. En su mayoría a través de una aportación directa que se calcula en base a la renta nacional bruta de cada país. También gracias al gravamen de las importaciones que entran en los estados miembros y a un tipo unificado del IVA. Sólo el 1% de los ingresos de la UE son recursos propios. Estos se logran con multas a las empresas, contribuciones de algunos países de fuera de la UE y el impuesto sobre la renta que se aplica a los funcionarios europeos.

¿Qué se hace con el dinero del presupuesto europeo?

El 94% del presupuesto de la UE se redistribuye a los estados miembros en forma de inversiones (directas o cofinanciadas), subsidios y ayudas. Sólo el 6% de las cuentas anuales se destina a gastos de administración.

¿Cuáles son las partidas que más dinero reciben?

Los fondos de cohesión y las ayudas a la agricultura acaparan cerca del 84% de todo el presupuesto europeo.

¿Todos los países aportan el mismo dinero al presupuesto?

No. Las contribuciones se calculan en base a la renta nacional bruta de cada país. Hay quienes aportan más de lo que luego reciben (contribuyentes netos) y quienes reciben más ayudas de las que aportan (receptores netos).

¿España es contribuyente o receptor?

Hasta ahora ha sido receptor neto. Es decir, siempre ha puesto a la ‘hucha’ común menos dinero del que después recibía en ayudas e inversiones comunitarias. Pero a partir de este nuevo periodo 2014-2020 pasará a ser contribuyente neto. Es decir, pagará más de lo que reciba.

¿A qué se debe este cambio?

Por varios factores, pero sobre todo porque en los últimos años la UE se ha ampliado dando entrada a países del este que son más pobres. Esto hace que las ayudas se redistribuyan hacia estos estados y España pasa a tener un saldo negativo.

Croacia entrará el año que viene en la UE. ¿Afecta esto al presupuesto?

Sí, la entrada de Coacia supone unos compromisos adicionales de 13.000 millones de euros. Pese a que a partir de ahora serán 28 socios, la actual propuesta supone un recorte de 20.000 millones respecto al marco actual. Es decir, hay menos dinero y se debe repartir entre más estados.

¿Entonces a España le interesa que se recorte el presupuesto para pagar menos?

Teóricamente sí, pero se ha alineado con el grupo de países que se autodenominan “amigos de la cohesión” y que quieren que el presupuesto aumente. Su argumento es que sólo con las inversiones comunitarias se pueden compensar los recortes en el presupuesto nacional. Un diplomático reconocía hace poco que España está en una posición “un poco esquizofrénica” porque le interesa que no aumente mucho el presupuesto pero a la vez quiere mantener las ayudas que recibe.

¿Qué inversiones recibe España?

España es el segundo país que más dinero recibe de la Política Agrícola Común (PAC), después de Francia. También recibe una importante suma de dinero de los fondos de cohesión, que ayudan al desarrollo económico de las comunidades autónomas.

¿Hay alguna compensación a los países que pagan más?

Reino Unido tiene establecido el llamado “cheque británico”. Lo negoció Magaret Thatcher para que se le compensara por aportar mucho dinero y no recibir casi ayudas agrícolas. Este es el único ‘cheque’ fijo. Otros países también reciben compensaciones temporales, como Alemania y Holanda.

Tal y como empiezan las negociaciones, ¿cómo afectará el próximo presupuesto a España?

Con la actual propuesta España es uno de los países que más pierde. Dejaría de recibir alrededor de un tercio de los fondos de cohesión y un 17% menos en ayudas agrícolas. La pérdida acumulada para los próximos siete años rondará los 20.000 millones.

¿Qué recortes hay en la actual propuesta?

En todas las partidas, pero especialmente en Fondos de cohesión y en Agricultura. En Administración, por ejemplo, sólo se ha propuesto una rebaja del 0,8% y eso ha irritado a muchos países. Se espera que de esta cumbre salga una rebaja aún mayor en todas las partidas.

¿Qué va a defender España en la cumbre?

Varias cosas: por un lado, que los fondos de cohesión y las ayudas agrícolas se recorten lo menos posible. También que las regiones denominadas en transición (las que tienen un PIB per capita de entre el 75% y el 90% de la medida de la UE) reciban el mayor dinero posible, ya que la última propuesta de Van Rompuy rebaja del 66% al 57% la ayuda mínima que recibirán con respecto al actual marco. Asimismo España quiere eliminar la rebaja de 100 euros (de 400 a 300 euros) que se contempla el subsidio por parado para las regiones que tienen un desempleo superior a la media comunitaria. Además, España quiere que haya una cláusula de revisión para que a mitad del periodo todas estas partidas puedan renegociarse si la crisis sigue golpeando al país. También tiene interés en que se recorte lo menos posible el fondo para crisis agrícolas.

¿Cómo se negocian estos presupuestos?

La propuesta inicial la hizo hace varios meses la Comisión Europea. Después la presidencia de turno de la UE, que este semestre la ocupa Chipre, ha ido haciendo modificaciones en base a las discusiones que mantienen los estados miembros a nivel ministerial. El Consejo Europeo presentará hoy la última propuesta, más afinada, y en torno a ella negociarán los jefes de Estado y de Gobierno. Es un proceso complicado porque cada país defiende sus propios intereses y es difícil que todos salgan satisfechos.

¿Cómo está la situación?

Básicamente hay dos bloques. Los llamados “amigos de la cohesión”, que quieren que el presupuesto aumente y que está compuesto en su mayoría por los países receptores netos. Y los países “amigos de un gasto mejor”, formado por la mayoría de los contribuyentes netos y que reclaman una congelación del presupuesto o, como Reino Unido, una rebaja. España está en el primer grupo, junto a países como Grecia, Portugal o los del Este.

¿Hay posibilidades de acuerdo?

Lo único que en estos momentos tienen en común todos los países de la UE es que ninguno está satisfecho con la propuesta. Aunque por diferentes motivos, todos quieren que haya algún cambio. Para llegar a un acuerdo debe haber unanimidad. Así que el veto de un solo país impediría concluir con éxito

¿Qué pasa si fracasa la cumbre?

Sería una mala imagen para la UE, más aún después de que también haya fracasado el Eurogrupo. Pero más allá de eso no ocurriría nada. Este marco financiero de la UE empezaría a aplicarse en 2014, así que queda un año para que entre en vigor. De hecho, fuentes europeas reconocen que ya se está pensando en una nueva cumbre para principios de febrero por si esta fracasa. Incluso llegado el caso que en 2014 no hubiese un acuerdo, se prorrogaría el presupuesto del año precedente.

¿Cómo van a desarrollarse las negociaciones?

Desde hoy a las 10 de la mañana el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, mantendrá negociaciones bilaterales con cada estado miembro para negociar de forma independiente y sondear qué intereses tiene cada país. Es lo que se denominan los “confesionarios”. A las 20.00 hora comienza la primera reunión a Veintisiete, donde Van Rompuy presentará una nueva propuesta que recogerá ya lo que cada país ha expresado por separado. A partir de ahí toca negociar y que cada uno se pelee por sus intereses. La reunión se irá interrumpiendo para mantener nuevos contactos bilaterales. Además, los países tratarán de ganarse aliados para defender posiciones comunes. Por ejemplo, Francia y España van de la mano en defender que haya las máximas ayudas agrícolas posibles.

¿Cuánto va a durar la cumbre?

No se sabe. Puede que al cabo de varias horas de negociaciones constaten que es imposible llegar a un acuerdo y se suspendan las conversaciones. O puede que estén tres días seguidos negociando y al final alcancen una posición común.

¿Cuáles serán los pasos siguientes?

Ésta es la primera vez que el Parlamento Europeo juega un papel decisivo, ya que debe aprobar por mayoría el acuerdo que salga del Consejo Europeo. La Eurocámara no puede enmendar el texto que salga de esta cumbre, pero sí tumbarlo si no está de acuerdo. La posición del Parlamento Europeo es contraria a unos recortes masivos.

Foto: europa.eu