domingo, 25 de noviembre de 2012

Pakistán: Un nuevo ataque contra una población chii mata a 10 personas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Por segundo día consecutivo un nuevo ataque ocurrió en Dera Ismail Khan, una ciudad del oriente paquistaní. Una bomba explotó al paso de una procesión chii, matando por lo menos a 10 personas.

Ayer,  una explosión similar ocurrida en este lugar provocó la muerte de siete personas y 22 fueron heridas.

Al menos 10 personas han muerto este domingo a causa de la explosión de una bomba al paso de una procesión chii en la ciudad oriental paquistaní de Dera Ismail Khan, donde este sábado había tenido lugar un ataque similar, según la Policía, según informa Efe.

La bomba explotó en un mercado de la zona de Choglia, y causó heridas a una cincuentena de personas que han sido trasladadas al hospital del distrito, ha asegurado una fuente del centro de control policial de la ciudad.

Un fuente de la Policía local citada por el canal de televisión pakistaní Dawn ha explicado, por su parte, que el artefacto había sido colocado cerca de una tienda.

Esta es la segunda explosión de este tipo que se registra este fin de semana en la ciudad de Dera Ismail Khan, después de que el sábado otro artefacto acabara con la vida de siete personas e hiriera a otras 22 en el transcurso de otra procesión.

Hoy es el décimo día del mes de Muharram, la jornada festiva más importante de los chiies, corriente del islam a la que pertenece cerca de una quinto de la población paquistaní, mayoritariamente suní, y un 20 por ciento de los musulmanes del mundo.

En el noveno y décimo días de Muharram, los chiies, a los que sectores radicales suníes consideran heréticos, recuerdan la muerte de Husein, nieto de Mahoma, asesinado en la localidad iraquí de Kerbala en el año 680 junto a su estirpe por las huestes suníes al mando del califa omeya Yazid I.

Los chiies suelen acudir a concentraciones por esta celebración -denominada «ashura»-, pero han sido objetivo frecuente de atentados sectarios, comotres explosiones ocurridas el pasado 21 de noviembre que dejaron 27 muertos en las ciudades de Rawalpindi y Karachi.

El Gobierno paquistaní ha asegurado que ha dispuesto férreas medidas de seguridad para proteger las celebraciones del Muharram, tras obtener informaciones de inteligencia que alertaban de ataques terroristas contra la comunidad chii.

Otros episodio de violencia en Irak y Yemen

El odio de origen sectario vivió otros dos episodios de violencia esta semana en Irak, país en el que el 60 % de la población sigue esta confesión, y en Yemen, donde los chiíes quiquemanos son minoría.

En Bagdad, al menos cuatro peregrinos chiíes procedentes de Irán y Pakistán murieron y otros 26 resultaron heridos por el estallido de un coche bomba al norte de la ciudad.

Y en Yemen, al menos cuatro personas murieron el sábado y otras 11 resultaron heridas por el estallido de un artefacto explosivo al final de una celebración en la que participaban miembros de la tribu chií hutí.

Especial relevancia en Irán

La festividad de Ashura tiene especial relevancia en Irán, único país chií del mundo, donde domina la corriente «duodecimana», que considera que el décimo segundo imán chií se ocultó en el siglo IX y volverá como mesías al final de los tiempos para proclamar un reino de paz islámico en toda la tierra.

Desde el primer día del Moharran, parques y plazas de Teherán se llenan de representaciones de la batalla de Kerbala, denominadas Tazieh, con actores populares y profesionales ataviados con trajes de época.

Además, en todas las ciudades y pueblos, grandes y pequeñas procesiones de penitentes enlutados, encabezadas por banderas negras con el nombre de Husein, recorren las calles con efusión de lamentos y tronar de tambores.

Los penitentes se flagelan simbólicamente durante la marcha, en un acto que no alcanza la furia de antaño, cuando algunos de los participantes se ocasionaban graves heridas e incluso llegaban a causarse la muerte con cadenas y espadas.

Una de las mayores concentraciones de fieles tendrá lugar esta noche en la mezquita Imán Jomeini, del centro de Teherán, para culminar la celebración.

Miles de personas, segregadas en grupos de mujeres y hombres y todas vestidas de negro riguroso, encenderán una vela en la ceremonia de «Sham e Ghariban» (noche de los forasteros), que culmina las celebraciones de la Ashura.

En Irak, se calcula que más de un millón de peregrinos chiíes abarrotan cada año la ciudad de Kerbala, aunque este año el número de iraníes se ha reducido drásticamente debido a los problemas económicos del país.

Además de Irán, Irak, Baréin y Azerbaiyán, donde los chiíes son mayoritarios, en otros países, como Afganistán, Pakistán, Líbano, Siria y Arabia Saudí hay amplias comunidades de esta confesión islámica.

Foto: Efe