domingo, 25 de noviembre de 2012

Sondeos iniciales en Cataluña dan por ganador a los soberanistas, pero lejos de la mayoría absoluta

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Si los sondeos de TV-3 de España son correctos, Artur Mas será reelecto como presidente de la Comunidad Autónoma de Cataluña, pero su partido, si bien obtiene la mayoría, no será una mayoría absoluta como lo esperaban, para convocar a un referéndum para la independencia de Cataluña. Incluso perderían hasta ocho escaños.

Informa El País

Convergència i Unió ganaría esta noche las elecciones catalanas pero se quedaría muy lejos de la ansiada mayoría absoluta que buscaba Artur Mas, según el sondeo hecho público por TV-3 a las ocho de la tarde. Según el sondo CiU conseguirá entre 54 y 57 diputados. Esquerra Republicana se dispararía hasta los 20-23 diputados y conseguiría ser segunda fuerza. El PP quedaría en tercera posición con 16-18 diputados, frente a los 18 que tiene en el Parlamento saliente. El Partit des Socialistes (PSC) sufriría un gran varapalo al pasar de los 28 escaños de 2010 a solo 16 o 18. Iniciativa obtendría entre 10 y 12 (10) y Ciutadans mejoraría mucho con 6-7 escaños (3). La otra sorpresa de la noche sería la entrada en el Parlamento autónomo de Candidatura de Unidad Popular (CUP), con 5-6 escaños, según el sondeo de TV-3.

El jefe de campaña de CiU, Lluís Maria Corominas, ha valorado hoy positivamente los primeros sondeos a pie de urna porque la federación nacionalista volvería a ganar las elecciones. «El bloque de partidos soberanistas sería claramente mayoritario», así que «en la próxima legislatura se podría cumplir el objetivo de hacer una consulta para poder escoger libremente nuestro futuro», ha destacado Corominas. La número tres de Esquerra (ERC), Anna Simó, ha pedido “prudencia” y “rigor” a la hora de valorar el sondeo, que sonríe especialmente a los republicanos al otorgarlos entre 20 y 23 diputados.

Mas alcanzará pues la reelección tras una campaña centrada en la apuesta soberanista de Convergència i Unió, que busca convocar un referéndum de autodeterminación los próximos cuatro años. Lo que no ha conseguido Artur Mas es la mayoría absoluta o “mayoría excepcional” que ha venido pidiendo a lo largo de toda la campaña para lanzar el mensaje de que el proceso soberanista no tenía marcha atrás. Mas podrá iniciarla, pero apoyado en Esquerra Republicana de Cataluña.

El derecho a decidir de los catalanes ha centrado toda la campaña catalana, pero en la recta final ha ganado espacio e intensidad el debate económico y de los recortes sociales. Para ello fueron cruciales la huelga general del 14 de noviembre y la polémica de los desahucios, que han obligado a los partidos a resituar el discurso.

La corrupción tenía ya también un papel destacado en la campaña a cuenta de los escándalos que han salpicado la gestión de CiU los últimos años, especialmente del Palau de la Música y de la concesión de ITV. Sin embargo, el debate ha ganado peso la última semana de campaña a cuenta de la filtración de un borrador policial que incriminaba a Mas y otros dirigentes de Convergència con la tenencia de cuentas corrientes en Suiza y Liechtenstein.

La polémica alcanzó cotas máximas cuando el pasado viernes el Fiscal General del Estado censuró al fiscal superior de Cataluña por haber abierto una investigación sobre la filtración de este borrador. El Gobierno del Partido Popular ha dado visos de credibilidad al informe pese a que el ministerio de Interior no lo ha encontrado ni consta su encargo.

Resignados a la victoria de CiU, la campaña ha sido una competición por el segundo puesto, del que por primera vez puede apearse el PSC. En su lugar, Esquerra Republicana y el Partido Popular podrían ser o el apoyo o el freno al proyecto soberanista de Artur Mas. Los socialistas, con su apuesta federal, han tenido problemas para situarse en la campaña hasta que no ha ganado peso el debate de los recortes.

Foto: Pantalla video elpaís.com