lunes, 26 de noviembre de 2012

Dan orden de deportación a pakistaní de 24 años que vive en Quebec desde el 2000

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Sami Sheikh deportacion

Sami Sheikh tiene 24 años y la mitad de ellos los ha pasado en Parc-Extension, en Montreal. Trabaja como especialista en soporte técnico con muy buena red social. Pero Sheikh es de Pakistán, país que conoce poco y al cual podría regresar en las próximas semanas.

El 21 de diciembre del año 2000, este joven pasó la frontera estadounidense para llegar a Canadá. Estaba con sus padres y dos hermanas. La familia dejó Pakistán inicialmente para establecerse en los Emiratos Árabes por razones de divergencias políticas.

Bajo la recomendación de un consejero en inmigración, escondieron este primer exilio y mencionan a Pakistán como país de origen, lo que les permitiría obtener el estatus de refugiado y luego su residencia permanente en Canadá. Pero, en 2004, el esposo de una de sus hermanas informó a las autoridades canadienses que la familia de Sheikh venía de los Emiratos Árabes y no de Pakistán. Dos años más tarde, el estatus de residencia permanente fue revocado para todos.

La familia alertó a los medios de comunicación, pero la decisión es irrevocable. Los padres ya regresaron a Estados Unidos, beneficiándose de un acuerdo entre los dos países. El caso de los hijos fue estudiado en los tribunales, de forma separada.

Las hermanas de Sami obtuvieron luego su ciudadanía canadiense. Una de ellas nació aquí y las otras dos se casaron.  Pero en abril pasado, el joven recibió el veredicto del tribunal: debe regresar a su país. Reseña el diario Progrès (de Villeray-Parc-Extension) que este joven se siente más québécois y canadiense, que pakistaní.

«Estudié aquí. No hablo ni escribo la lengua local. Estoy en peligro en Pakistán. A los 9 años casi me asesinan”, dijo en la entrevista.

Mientras tanto, el joven pidió un recurso humanitario y espera la audiencia que está prevista para el 3 de diciembre. De ser favorable, este recurso podría permitirle una suspensión de su deportación hasta obtener una decisión positiva, si llegara a darse. Si puede permanecer en el país, dijo, retomará sus estudios.

Luego de conocer esta historia, unos 12 ciudadanos de Parc-Extension decidieron movilizarse. Entre ellos se encuentra Sasha Dyck quien lo conoció gracias a amigos en común. “Es un vecino que será expulsado del único país que conoce. Quieren culparlo de una falta que hicieron sus padres, lo cual es inhumano. Sami hizo todo por integrarse. Es una buena persona”, aseguró.

La semana entrante se realizará una rueda de prensa para hablar sobre el caso de este joven de 24 años en la misma zona de Parc-Extension.

Foto: Sami Sheikh – Facebook