lunes, 26 de noviembre de 2012

Derrotada la causa soberanista en Cataluña. El CiU seguirá gobernando pero perdió 12 escaños

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El adelanto de las elecciones promovido por el presidente del gobierno de Cataluña, no le sirvió más que para perder 12 escaños. Artur Mas apostó al sentimiento nacionalista de los catalanes, para promover su campaña. Pero resultó un fracaso.

A los catalanes, al parecer, les preocupa otras cosas, como la situación económica. Ello podría explicar a diferencia del CiU, el apoyo brindado al partido ERC (Esquerre Republicana de Cataluya) que dirige Oriol Junqueras, que obtuvo más del doble de los votos que en las elecciones anteriores. Esquerre es el verdadero vencedor. Desplazó del segundo lugar al Partido Socialista de Cataluña, que perdió ocho diputados. Incluso el PP ha subido, al menos un diputado.

Artur Mas, aunque reconoce que su partido «no tiene fuerza para liderar solo el gobierno y el proceso», no abandona la causa independentista y seguirá adelante, en sus propósitos, según expresó.

Reporta El Mundo.es

Artur Mas ha sido claro en sus primeras palabras tras la derrota electoral que ha condenado a Convergència i Unió a perder 12 escaños. El candidato nacionalista ha admitido que «es evidente que CiU no tiene la fuerza suficiente para liderar sola el gobierno y el proceso». «CiU ha quedado muy lejos de la mayoría excepcional que pedíamos», ha añadido.

El presidente en funciones ha sostenido que no se arrepiente de la convocatoria de elecciones ya que de este modo se sabe «dónde están las mayorías» en la sociedad catalana.

Aun así, Mas ha subrayado que el proceso del derecho a decidir «sigue adelante» porque Cataluña, ha puntualizado, «no debe renunciar a ello». Conocedor de su debilidad, ha exigido «corresponsabilidad» al resto de fuerzas que comparten el objetivo común de convocar a los ciudadanos para opinar sobre un futuro de Cataluña fuera de España.

Mas ha explicado que el descenso de la coalición nacionalista se debe dos razones: el desgaste derivado de la gestión de la crisis y los recortes que «ha llevado a los gobiernos a «perder sus sus mayorías y pasar a la oposición»; y el cambio en el programa electoral que, por primera vez, ha sido claramente soberanista.

Mas también ha querido maquillar su derrota remarcando que no existe alternativa a un gobierno de CiU, ya que «multiplica por casi dos veces y media la segunda fuerza [ERC tiene 21 escaños]».

Inédita ha sido la referencia del candidato de CiU a la vertiente social que había obviado durante toda la campaña. Así, el candidato nacionalista se ha referido a la necesidad de «gobernar el día a día», conseguir «más trabajo» y «en lugar de volver a recortar» llevar a cabo más políticas sociales.

Fotos: Afp