martes, 27 de noviembre de 2012

Un ataque de la aviación siria a una fábrica de aceite, provoca decenas de muertos y heridos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Hoy una fábrica de aceite recibió el impacto de dos bombas lanzadas por la aviación siria, que provocó la muerte de al menos 20 personas dejando otras 50 heridas. Esto según fuentes opositoras.

Como se sabe ayer la aviación siria también disparó contra una reducto rebelde en Damasco provocando la muerte de uno 10 niños. La oposición denunció el uso de «bombas racimo» en esta incursión.

Informa Reuters

Un bombardeo aéreo del ejército sirio ha matado y herido a decenas de personas al bombardear una planta de procesamiento de aceite, cerca de la norteña ciudad de Idlib, según informa un grupo de activistas.

El activista Tareq Abdelhaq ha asegurado que al menos 20 personas murieron y 50 resultaron heridas en el ataque, citando a residentes de Abu Hilal, cercana a la planta de aceite, a dos kilómetros al oeste de la ciudad de Idlib.

Además, según informa ‘Al Arabiya’, un coche bomba ha explotado en el barrio de Qaboun, en Damasco.

Determinadas provincias del norte de Siria, incluyendo Idlib, han sido objeto de fuertes ataques aéreos de las fuerzas gubernamentales contra los rebeldes que han estado luchando durante 20 meses para derrocar al presidente Bashar Asad.

Los activistas dijeron que no estaba claro si había algún objetivo de los rebeldes en el área y que las víctimas son civiles, pero reconocieron que había combatientes de la oposición en la zona.

Añadieron que un avión lanzó dos bombas que afectó a la planta, y los rebeldes dieron tratamiento médico y ayudaron a evacuar a las víctimas.

El Observatorio con sede en Reino Unido, que cuenta con una red de activistas a través de Siria, dijo que hasta el momento se ha confirmado la muerte de cinco personas.

«Más allá de esto no puedo dar información precisa. Hasta este momento ha habido problemas para contactar con la gente de la zona por teléfono», dijo el jefe del grupo, Rami Abdelrahman.

Los informes de los activistas son difíciles de verificar ya que el gobierno restringe el acceso a medios de comunicación extranjeros.

Foto: