jueves, 29 de noviembre de 2012

Murió otra joven que resultó herida en la fatídica fiesta de Halloween del Madrid Arena

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Una joven de 20 años que se encontraba con severos daños cerebrales, producto de las heridas que sufrió la noche del 1° de noviembre en el recinto del Madrid Arena, murió hoy, con lo cual se eleva a cinco las víctimas de esa fatídica fiesta de Halloween.

La Comisión que viene investigando los hechos acaba de suspender sus labores hasta el lunes, aparentemente para informarse mejor sobre este nuevo suceso.

Informa El País

María Teresa Alonso, de 20 años, que resultó herida en la avalancha ocurrida la madrugada del 1 de noviembre en la fiesta celebrada en el recinto Madrid Arena, ha fallecido hoy en la Fundación Jiménez Díaz, han informado fuentes hospitalarias. La muerte, que eleva a cinco las víctimas mortales del siniestro, se ha producido a la una y media de la tarde a causa de las «lesiones cerebrales severas» por el aplastamiento que sufrió durante la avalancha de la fiesta de Halloween en la que se vieron involucrados centenares de asistentes.

María Teresa, cuyo perfil de Twitter se quedó congelado en la noche de la tragedia, vivía en el distrito de Chamartín de la capital, en las inmediaciones de la parada de metro Bambú. Según testimonios recabados entre los vecinos de su barrio, era una joven muy reservada.

Desde el día de la tragedia, Alonso, que era estudiante de Química en la Universidad Autónoma, se encontraba ingresada en la Jiménez Díaz en estado estable dentro de la máxima gravedad, en coma y conectada a un respirador. Se temía que, de haber sobrevivido, sufriera importantes secuelas.

Sufrió un aplastamiento torácico y anoxia (falta de oxígeno en el cerebro), lo que le había dejado el cerebro inflamado y el pecho torsionado, en la misma avalancha en la que murieron las otras cuatro jóvenes. Tres de ellas, de 18 años que fallecieron la misma noche del evento: Katia Esteban Casielles, Rocío Oña Pineda, y Cristina Arce de la Fuente. Las tres fueron incineradas en los cementerios de la Almudena, en Madrid, y en el de La Paz, en Alcobendas.

Días después, murió Belén Langdon del Real, de 17 años, que resultó herida de carácter crítico. Estaba ingresada unidad de cuidados intensivos del hospital Doce de Octubre de la capital. Sus padres, que se encontraban de viaje en Brasil en el momento del suceso y regresaron de manera anticipada, donaron los órganos de la chica. Centenares de personas asistieron a la misa funeral por Belén, que fue oficiada por el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà, y un hermano de la fallecida, Borja Langdon, en la catedral de los Santos Niños del municipio madrileño. Las autopsias de las cuatro jóvenes confirmaron que murieron por aplastamiento.

Foto: elpaîs.com