lunes, 10 de diciembre de 2012

Denuncian un «limbo migratorio» en el programa de inmigración para inversionistas

Publicado en:
Inmigración
Por:
Temas:

Planilla Residencia Permanente Canadá - Red de Visa Application Centre

El hombre de negocios de origen chino, Jacob Zhou, estaba listo para entregar 400.000 dólares en 2009 para cumplir con el requerimiento financiero de Canadá para traer al país su empresa de manufactura de autopartes multimillonaria, al mismo tiempo que su familia, a Ontario.

Tres años después, Zhou, de 41 años de edad, aún se encuentra en China. También está en un limbo, atrapado en el exceso que maneja Inmigración Canadá junto con una serie de multimillonarios de todo el mundo que intentan venir a Canadá bajo el programa de inversionista.

“Es algo complicado para mí ahora”, dijo Zhou en una entrevista con CBC, desde Beijing.

La incertidumbre ha complicado más el panorama para él y sus socios –su esposa, Jade, y otro hombre-  de la empresa que produce autopartes, emplea a más de 20 personas y tiene ventas anuales por el orden de los 2,5 millones de dólares.

Los planes de expansion de la compañía debieron ponerse en standby, pero los preparativos están a toda máquina pues la familia espera mudarse pronto “al otro lado del mundo”.

“Hemos preparado esto por años”, dijo el empresario.

Su hijo, Jerry, de 14 años de edad, ha estado aprendiendo inglés. Jacob y Jade, por su parte, han estado buscando oportunidades de negocios y posibles clientes en Canadá.

Lo que no esperaba es que Canadá pueda cambiar las reglas del juego.

Aplicaciones congeladas

El programa de inversionista canadiense, que ha sido criticado por muchas personas quienes dicen que es una forma de comprar el camino al país sin contribuir mucho con la economía nacional, ha estado en un limbo burocrático desde una renovación anunciada este año.

No han sido aceptadas nuevas aplicaciones desde el 1° de julio y no se retomarán hasta nuevo aviso.

Los que estaban en las largas listas están siendo aún procesados, pero no hay información sobre cuándo las aplicaciones puedan ser finalmente culminadas.

Para junio de 2012, el retraso era de 85.598 personas. En 2011, este número ascendía a 91.248 individuos, representando a 25.158 inversionistas y 65.090 miembros familiares. Si los niveles de admisión permanecen como los actuales, Inmigración Canadá dice que tomará cerca de 10 años para procesar las aplicaciones existentes.

Desde enero hasta junio de 2012, el Gobierno procesó un total de 6.973 solicitudes bajo el programa: 5.230 fueron aceptados, 576 fueron rechazadas y 1.167 fueron canceladas.

Objetivo de críticas

Precisamente esta inversión requerida ha hecho que el programa sea severamente criticado por aquellos que insisten en que se trata de una forma de que las personas compren su acceso a Canadá.

Algunos observadores han cuestionado adónde va el dinero de estos inversores una vez que el Gobierno Federal lo recibe.

Inmigración Canadá dice que es entregado a las provincias que participan en el programa. Las provincias garantizan la cancelación del monto a los inversionistas después de cinco años.

En abril de 2012, el ministro de Inmigración, Jason Kenney, anunció una reforma al programa y sugirió que podría ser mejor enfocado para generar nuevos puestos de trabajo.

Inversionistas de alto valor

Inmigración Canadá está ahora considerando nuevos programas de inmigración para este perfil y, si el Gobierno decide adoptar uno nuevo para inversionistas, este podría ser diseñado completamente para no reemplazar el actual mientras se apunta a “un inversionista de alto valor”.

“A diferencia del programa actual, el cual esencialmente da un préstamo libre de intereses de cinco años a los gobiernos provinciales, el inversionista estaría activamente involucrado en manejar su negocio y asumiría el riesgo asociado, por ejemplo, dando capital al sector privado”, hicieron saber las autoridades migratorias en un correo enviado a la cadena de noticias.

Para potenciales inmigrantes como Zhou, sin embargo, el limbo ha servido solamente para aumentar las preocupaciones de que no vendrán a Canadá, particularmente si Kenney escoge descartar los casos que estén retrasados, como hizo con el programa de trabajadores calificados este año. Quienes fueron afectados por esta medida tienen la posibilidad de aplicar nuevamente.

Los abogados de este empresario están de acuerdo con Kenney en el hecho de que es necesario agilizar y mejorar el sistema. Sin embargo, critican las medidas paliativas que ha venido aplicando el gobierno ante los retrasos.

Por su parte, Inmigración Canadá indicó que la “pausa” para aceptar nuevas aplicaciones permitirá al departamento trabajar en la larga lista de solicitudes en retraso y no debería afectar las admisiones anuales dentro del programa.

Zhou dijo que sería un “gran golpe” para él, su esposa y su hijo si se llegara a eliminar su solicitud y no tienen la oportunidad de venir al país, el cual le atrajo por sus beneficios sociales y sus valores democráticos.

Hay sin embargo, algo de estoicismo en Zhou. “Emocionalmente creo que sería lamentable vivir en Canadá…es un buen país para mudarse. Si tenemos la oportunidad será algo bueno para nosotros. Estaremos muy felices. Si el chance desaparece, haremos todo lo posible para ofrecerle lo mejor a nuestro hijo”.

Foto:  Pablo A. Ortiz  – Noticias Montreal