martes, 11 de diciembre de 2012

Violencia en Belfast tras retiro de la bandera británica del Ayuntamiento

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Tras el retiro de la bandera británica del ayuntamiento de Belfast, en Irlanda del Norte, se desató una serie de protestas violentas en las calles que no han cesado. Numerosos daños materiales se han registrado y unos 30 agentes policiales heridos.

El Ayuntamiento está gobernado por el Ministro Principal, Peter Robinson, que es unionista, y por el Viceministro Principal, Martin McGuinness, que perteneció al grupo guerrillero desactivado IRA.

Según McGuinness, las protestas la encabezan grupos «leales» (a la corona británica), entre ellos protestantes.

Informa El Mundo.es

La violencia ha proseguido esta semana en las calles de Belfast, ciudad que se ha visto salpicada por el caos, protestas y cócteles molotov tras la retirada de la bandera británica del Ayuntamiento.

Según el Gobierno norirlandés, los disturbios que comenzaron la semana pasada fueron «orquestados» por grupos paramilitares protestantes. La «locura» de los enfrentamientos callejeros se saldaron con una treintena de agentes de la Policía heridos.

Según McGuinness, ‘número dos’ del Sinn Fein y ex dirigente del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), en los disturbios participaron miembros de las organizaciones protestantes Fuerza de Voluntarios del Ulster (UVF) y de la Asociación de Defensa del Ulster (UDA).

Aunque estos grupos ‘lealistas’ (partidarios de la permanencia de la provincia en el Reino Unido) anunciaron en 2007 el abandono definitivo de la lucha armada y certificaron después la entrega de sus arsenales, ambos han continuado desde entonces implicados en actividades delictivas y otros disturbios.

La violencia callejera comenzó exactamente después de que el Ayuntamiento de Belfast aprobase el pasado lunes una moción del partido multiconfesional Alianza, que agrupa a republicanos y protestantes, para permitir que la bandera británica ondee solo durante 17 días al año, tal y como ocurre en otros edificios gubernamentales, en vez de los 365 días del año como ocurría antes.

Desde entonces, casi cada noche centenares de jóvenes protestantes se han enfrentado a las fuerzas del orden en diferentes puntos de la región, mientras algunos miembros del partido Alianza ha recibido amenazas de muerte.

De momento, tres adolescentes de 13 y 14 años figuran entre los jóvenes acusados formalmente en relación con estos disturbios, que ensombrecieron la visita a Belfast el pasado viernes de la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton.

Foto: psalm79.com