lunes, 17 de diciembre de 2012

Luc Plamondon, el Depardieu canadiense

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Todos hablan de Gérard Depardieu en la actualidad, pero el actor francés no es el primero, y seguramente no el último, en desligarse de su país de origen para no pagar tantos impuestos.

Muchos lo han hecho en el pasado, como Eric Clapton, Neil Jordan, Mick Jagger y su banda, los Rolling Stones.

En Quebec uno de los casos más significativos es el de Luc Plamondon, el “Depardieu” canadiense.

El productor y compositor vivió por varios años en Irlanda y luego se fue para Suiza, todo con la finalidad de reducir el monto que pagaba en impuestos, según reporta el portal Argent.

Lo irónico es que en el año 2007 recibió la Orden de Canadá, una medalla conmemorativa dedicada a los “canadienses que han conseguido importantes logros en nombre del país”.

Para el momento en que la recibió, el escritor y compositor québécois tenía años viviendo fuera de las fronteras canadienses, y admitió que se trataba de una decisión con fines económicos. Quería evitar los impuestos federales y los de Quebec.

Un caso parecido es el de Shania Twain, también honrada con la Orden de Canadá, quien cambió su lugar de residencia para reducir su carga fiscal.

Sin embargo, según el portal Argent, los casos de canadienses de Quebec que deciden tomar una decisión de este tipo no son tan numerosos como uno imaginaría, tomando en cuenta que es la provincia con los impuestos más elevados de Norteamérica.

Solamente 62 artistas de los 7.751 registrados en la Union des artistes (UDA) tienen una dirección en el exterior de Canadá. Esto no significa que no paguen impuestos en el país, precisó un representante de UDA. La mayoría de los artistas viven en los Estados Unidos, especialmente en Nueva York y Los Ángeles.

Esto afectaría principalmente a aquellos que tienen mucho dinero, «de uno a dos millones de dólares por año» explica François Prud’homme, encargado de la materia fiscal en Ernst & Young.

Por ejemplo, el humorista André-Philippe Gagnon vivió siete años en Las Vegas pero continuó pagando impuestos en Quebec. En este caso el impuesto pagado en los Estados Unidos fue deducido de la suma a pagar en Canadá.

Algunos expertos señalan que el impacto de estas medidas pueden tener efectos negativos en la imagen de un artista, quienes podrían ser vistos como codiciosos por poner el dinero por delante de sus orígenes.

Hace algunos años el periódico británico The Independant publicó que las estrategias fiscales permitieron a los Rolling Stones pagar solamente 1,6% de sus ingresos en impuestos durante un período de 20 años.

Sin embargo, pocos han tomado medidas drásticas como la de Depardieu de renunciar a su ciudadanía de origen. La mayoría simplemente cambia su lugar de residencia.

Foto: Youtube