lunes, 17 de diciembre de 2012

Masa enardecida lanza piedras al presidente de Túnez

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Túnez fue uno de los primeros países donde empezaron las revueltas contra las dictaduras que gobernaban los pueblos árabes.

Luego de deshacerse del presidente Zine El Abidine Ben Ali, la Asamblea Constituyente nombró a Moncef Marzuki presidente de Túnez.

Pero el descontento continúa. Desde hace semanas la ciudad de Sidi Bouzid protesta.

A modo de congraciarse y con ocasión del segundo aniversario de la revolución, el presidente de la república, acompañado del presidente del parlamento, visitó hoy esa ciudad. Pero ni bien había terminado de hablar Marzuki, cuando la gente empezó a lanzarle objetos contundentes, al grito de «lárgate». La seguridad se vio en dificultades para sacar a ambos personajes del lugar.

Otra muestra, de una primavera donde las flores no florecieron.

Manifestantes tiraron piedras este lunes contra el presidente tunecino, Moncef Marzuki, y contra el presidente del Parlamento, Mustafá Ben Yafar, en Sidi Bouzid, la ciudad del sur de Túnez donde se conmemora hoy el segundo aniversario del principio de la revolución que acabó con el derrocamiento del presidente Ben Alí y con el que arrancó la primavera árabe, informa AFP.

El lanzamiento de piedras comenzó después del discurso de Marzuki y mientras Ben Yafar se disponía a tomar la palabra. El servicio de orden evacuó rápidamente a los dos mandatarios. Al grito de «el pueblo quiere la caída del Gobierno«, los manifestantes invadieron también la tribuna en la que se encontraban los dirigentes. También las cerca de 5.000 personas reunidas en el pueblo profirieron el grito de «Dégage!» (¡Lárgate!), el lema que simbolizó la revolución.

Primero los silbidos y luego las pedradas comenzaron cuando Marzuki habló de los progresos económicos en Túnez, un país que sigue sufriendo el paro y la miseria, que incluso se ha agravado después de la revolución a causa del descenso de la inversión. «Por primera vez tenemos un Gobierno que no roba a su pueblo», señaló Marzuki, aunque no logró más que encender todavía más los abucheos.

Desde hace semanas, Sidi Bouzid, la ciudad que simboliza la primavera árabe, se ha visto sacudida por numerosas protestas sociales. Hace dos años, una policía abofeteó a un vendedor de fruta, Mohamed Buazizi, que se quemó a lo bonzo ante el Ayuntamiento. Su muerte desató una serie de protestas que acabaron contagiando primero a todo el país y, posteriormente, a casi todo el mundo árabe. El presidente Marzuki también fue abucheado cuando visitó la tumba de Buazizi.

En las últimas semanas, también se han producido numerosos enfrentamientos entre los islamistas de Ennahda, la rama tunecina de los Hermanos Musulmanes que controla el Gobierno, y numerosos grupos laicos, desde sindicalistas hasta izquierdistas. La disputa se centra sobre todo en la futura Constitución.

Foto: alarabiya.net