lunes, 17 de diciembre de 2012

¿Thomas Mulcair más conservador que los conservadores?

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Tom Mulcair

«No», dice el dirigente del NPD, solo que trata de demostrar que él y su partido son capaces de lidiar con los asuntos económicos del país sin aplicar más impuestos o pretender gastar sin control.

Thomas Mulcair dice que estas capacidades para manejar la economía se les atribuye a los conservadores antes que a nadie. Sin embargo, éstos han «creado un enorme deuda» económica, social y ambiental que las generaciones futuras deberán pagar, según dijo en una entrevista con La Presse Canadienne, reproducida por La Presse.ca.

Mulcair, jefe del Nuevo Partido Democrático, prefiere remontarse a la plataforma esencial del NPD: El desarrollo durable y la disminución de las desigualdades sociales. Temas que los aborda con un «lenguaje conservador», remarcando que la igualdad requiere que la generación actual ofrezca su propio aporte a este objetivo.

El gobierno, dice Mulcair, no sigue estos temas. Somos nosotros, el NPD, que debemos recordarle a ser administradores públicos prudentes y no como en el asunto de los F-35.

Las declaraciones de Mulcair son hechas con el propósito de demostrar que el NPD puede superar las dudas que se ha tejido sobre ellos, que no tienen capacidades para llevar adelante una gestión económica efectiva en caso que lleguen a conquistar el gobierno en unas próximas elecciones.

«Si vamos a formar un gobierno, debemos convencer a nuestra base que somos capaces de llevar adelante nuestras políticas y nuestros objetivos«, dijo Mulcair. «Además, debemos hacer hacer entender a los canadienses que tenemos confianza en nuestras capacidades para ofrecer una buena administración pública competente».

Es por ello que Mulcair se concentra en los asuntos económicos desde que tomó la dirección del NPD en marzo pasado. Un 60% de sus intervenciones en la cámara se refieren a la economía y el empleo.

Por su parte, los conservadores acusan al dirigente naranja de ser un socialista típico, opuesto al mundo de los negocios y a los intercambios comerciales; así como tratar de poner impuestos más fuertes.

Según el partido de gobierno actual, la muestra de lo dicho es la oposición de Mulcair a la compra de Nexen por parte de una empresa del Estado Chino, la CNOOC.

Últimamente los conservadores también han criticado el «temperamento colérico» de Mulcair.

Foto: Facebook – Thomas Mulcair