martes, 18 de diciembre de 2012

Un canadiense habría resuelto el mensaje de la paloma mensajera de la Segunda Guerra Mundial

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Según Gord Young, de Peterborough  (Ontario), Canadá, el mensaje es sencillo. Sólo le bastaron 17 minutos para resolverlo. En cambio para la inteligencia británica fue imposible develarlo. Hasta hoy piensan que es así, aunque esperan recibir el aporte de Young.

Se trata de un mensaje secreto encontrado atado a los restos de la pata de una paloma mensajera, perteneciente al periodo de la Segunda Guerra Mundial.

En cuanto a los lectores, a estas alturas ya deben estar más intrigados que nunca. Por fin, ¿qué dice el mensaje?

Informa BBC

Un mensaje codificado de la Segunda Guerra Mundial que fue hallado en una chimenea atado a los restos de una paloma mensajera puede haber sido resuelto por un aficionado canadiense.

Gord Young, de Peterborough, en Ontario, dice que tardó 17 minutos en descifrar el mensaje luego de descubrir que la clave estaba en un libro de códigos que había heredado.

Young dijo que el mensaje de 1944 utilizó un código simple de la Primera Guerra Mundial para detallar las posiciones de los soldados alemanes en Normandía.

El Cuartel Central de Comunicaciones del Gobierno de Reino Unido (GCHQ, por sus siglas en inglés) afirma que está interesado en conocer los resultados.

Bloques de códigos

El mensaje fue descubierto por David Martin, un residente de 74 años de Bletchingley, en el condado de Surrey, en el sudeste de Inglaterra, mientras renovaba la chimenea de su casa.

Entre la basura, Martin encontró partes de una paloma muerta. A una de sus patas estaba atado un tubo metálico rojo que contenía un trozo delgado de papel con las palabras «Servicio de Palomas» y 27 bloques de códigos escritos a mano.

El mensaje, que generó una ola de atención internacional, fue entregado en noviembre a los descifradores más importantes del GCHQ, pero ellos no pudieron descubrir el significado oculto.

Los expertos siguen convencidos de que es imposible descifrar el mensaje, aunque un portavoz de la entidad dijo que está interesado en ver la propuesta de Young.

«Ratificamos nuestro comunicado del 22 de noviembre de 2012, según el cual continuará siendo imposible descifrar el mensaje sin acceso a los libros de códigos relevantes y a los detalles de cualquier codificación adicional utilizada», añadió.

«De manera similar resulta imposible verificar cualquier solución propuesta. Sin embargo, es poco probable que sean correctas las que sean presentadas sin referencia al material criptográfico original».

Con todo, Young, editor de un grupo de historia local llamado Lakefield Heritage Research, cree que «la gente está tratando de pensar este tema demasiado».

«No es complejo», dijo.

Young aseguró que pudo descubrir el significado en minutos, utilizando el libro de observadores aéreos del Real Cuerpo Aéreo Británico (escuadrón número 92) de su tío abuelo.

Él cree que fue escrito por el sargento William Stott, de 27 años, un carabinero de Lancashire, quien había sido enviado a Normandía con palomas para informar sobre las posiciones alemanas.

Stott murió unas semanas después y está enterrado en un cementerio de guerra de Normandía.

«Entrenador de la Primera Guerra»

Según Young, el código es simple y está basado ampliamente en acrónimos.

Alrededor de 250.000 palomas fueron utilizadas durante la guerra y cada una de ellas recibió un número de identidad. Hay dos números de identificación en el mensaje, y Young dice que el sargento Stott habría enviado ambas aves al mismo tiempo y con mensajes idénticos para asegurarse de que la información llegara a su destino.

Gord Young, aficionado

«En esencia, Stott recibió enseñanzas de un entrenador de la Primera Guerra Mundial, un exobservador de artillería».

Young explica que esto se puede deducir de la forma como está escrita la palabra sargento en inglés (serjeant y no sergeant), que corresponde al viejo argot militar británico de la Primera Guerra Mundial.

«Esa forma de escritura automáticamente nos dice que los acrónimos serán similares a los de la Primera Guerra Mundial».

«Uno verá que los acrónimos de artillería de la Primera Guerra Mundial son más cortos, pero eso es porque uno debe recordar que los transmisores de radio primitivos que enviaban el código Morse funcionaban con baterías y estas no duraban más que media hora, probablemente menos».

«Así que todos los códigos de la Primera Guerra Mundial debían ir al grano».

«Y, como pueden ver claramente, Stott logró enviar un gran informe en una paloma».

Foto: bbc.co.uk