domingo, 6 de enero de 2013

Responsable de la CIA critica escenas de tortura del film ‘Zero Dark Thirty’

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Sin haber salido del todo al mercado, la película ‘Zero Dark Thirty’, «La noche más oscura», se perfila como posible candidata al Oscar. Pero también candidata a la polémica. El film trata sobre la captura de Bin Laden. En ella se muestran escenas de torturas, las más violentas como las que desarrolla hoy en día la  industria fílmica de Hollywood.

Al respecto, José Rodriguez, responsable del programa respectivo en la CIA, escribió en un artículo en el Washington Post, diciendo «lo siento Hollywood, pero lo que hicimos no era tortura», y no fue de esa manera como llegaron a Bin Laden.

Rodriguez dijo que incluso para dar un bofetada a alguien, hay que pedir un permiso escrito.

Reporte de AFP

Continúa la controversia en torno a ‘La noche más oscura’, la película sobre la captura de Bin Laden. La técnicas de interrogatorio utilizadas sobre ciertos detenidos para localizar a Osama Bin Laden no eran actos de tortura ni se parecen en nada a las escenas de la película sobre la caza del jefe de Al Qaeda, ha defendido este domingo el antiguo responsable de este programa de la CIA.

«Nadie ha sido ensangrentado o golpeado durante el programa de técnicas de interrogatorio reforzadas que he supervisado entre 2002 y 2007», escribe Jose Rodriguez, en un artículo publicado en el Washington Post, titulado ‘Lo siento, Hollywood, lo que hicimos no era tortura’

El antiguo responsable de la CIA ha intervenido en la controversia que agita la inteligencia estadounidense en torno a la película ‘Zero Dark Thirty’ (La noche más oscura), que se estrena en EEUU el 11 de enero. En España, la película de Kathryn Bigelow se estrenó este viernes.

El filme, bien colocado para la carrera a los Oscar, arranca con una escena de tortura a los detenidos, que terminan por dar informaciones claves para la localización de Bin Laden en su búnker paquistaní.

«Nadie ha sido colgado del techo. Los realizadores de la película han tomado las escenas de collares de perro de los abusos cometidos por el personal militar de [la prisión de] Abu Ghraib en Irak. Nada de eso se ha cometido nunca en las llamadas ‘prisiones secretas’ de la CIA», asegura Jose Rodriguez.

Ni una bofetada sin permiso

«Para dar incluso una bofetada en el rostro de un detenido, los responsables de la CIA debían recibir una autorización escrita de Washington», prosigue.

«Los detenidos tenían la posibilidad de cooperar. Si eran reticentes y había motivos para creer que tenían informaciones cruciales, eran sometidos -con el acuerdo de Washington- a ciertas técnicas reforzadas, como ser cogidos del cuello, privados de sueño o, en raras ocasiones, sometidos a una asfixia simulada».

Rodriguez admite que tres de los «peores terroristas del planeta» sufrieron de este modo una asfixia simulada para «incitarles a cooperar», utilizando» pequeñas botellas de agua y no un cubo», como se ve en la película: se trata de Abu Zubayda -lugarteniente de Al Qaeda-, Khalid Sheik Mohammed -considerado el cerebro del 11-S- y Abd al-Rahim al-Nachiri, todos ellos detenidos actualmente en Guantánamo.

Sin embargo, «el ministerio de Justicia nos aseguró entonces por escrito que estas técnicas no constituían tortura», dice Rodriguez, asegurando que el programa guarda «muy poco parecido con lo que muestra la pantalla».

La caza de Bin Laden

Añade que el programa permitió a la inteligencia «volver regularmente a los detenidos para verificar o clarificar informaciones» obtenidas por otras vías.

Convencidos de que la tortura no permitió obtener las informaciones clave para la localización de Bin Laden en Pakistán, los senadores estadounidenses han conminado a la CIA a explicarse sobre las informaciones facilitadas a la directora del filme.

«Yo no he visto nada en ‘Zero Dark Thirty’ que sea clasificado», añade Rodriguez. Asimismo, precisa que en realidad el nombre del mensajero de Bin Laden -por el cual el líder de Al Qaeda fue descubierto y asesinado en una misión en mayo de 2011- apareció en 2004 durante el interrogatorio reforzado a un detenido, pero que fue al interceptar mensajes de Khalid Sheik Mohammed cuando se supo que era un personaje clave.

Foto: Pantalla video yahoo