miércoles, 9 de enero de 2013

Hombre pide respuestas sobre agresión con un sándwich de tomate tras discusión sobre los idiomas en Quebec

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Alex Montreuil Ataque Sandwich Tomate

Alex Montreuil acusa a las autoridades de no actuar con rapidez en su caso. El hombre fue atacado por hablar inglés en un hospital de Montreal. ¿El arma? Un sandwich de tomate.

La historia podría parecer graciosa para muchos, sin embargo, para el hombre de Montreal la situación pudo ser fatal pues es alérgico al tomate. Afortunadamente, como el incidente fue en un hospital, pudo ser tratado con rapidez.

Todo comenzó cuando Montreuil llegó al Hospital General Judío para realizarse una tomografía el pasado 5 de septiembre, un día después de las elecciones en Quebec. Fue a desayunar con un amigo en la cafetería del hospital y fue ahí donde ocurrió el incidente.

Montreuil, de 48 años, explicó a la trabajadora de la cafetería si podía cambiarse los guantes con los que preparaba los sandwiches porque había estado en contacto con un tomate. Pero el ataque sucedió cuando ya disfrutaba de su comida.

Una mujer de 30 años llegó gritándole en francés y explicándole que en Quebec se hablaba francés, no inglés. “En mi ciudad, en mi país, puedo hablar el idioma que yo quiera”, respondió el hombre, notablemente molesto, según contó a la cadena Global.

La mujer se fue y volvió a los pocos segundos y lo golpeó en el rostro con un sandwich de atún y tomate.

En segundo Montreuil tenía un color púrpura producto de la alergia.

Finalmente fue tratado sin problemas. La mujer fue detenida por la policía de Montreal y podría enfrentar cargos criminales e incluso cargos por agresión con un arma letal.

Pero su abogado ahora critica la lentitud en el proceso, el cual, en su opinión, quizá no está siendo tomado con la seriedad que se merece. «Digamos que es un arma que apuntan. Las autoridades lo tomaría más en serio, pero un sándwich de tomate puede ser un arma cuando sufres de alergia», señaló la abogada Elizabeth Goldberg.

El hombre presentó una queja formal ante la directiva del hospital y recibió una disculpa y una promesa para cambiar las cosas en la medida que se pueda, tomando en cuenta que la agresora era otra cliente de la cafetería y no un empleado del centro médico.

“Así se declare culpable o no, quiero que sea responsable por lo que hizo”, señaló Montreuil.

El caso ocurrió en días en los que se presentaron fuertes debates sobre el uso del francés y la relación con la comunidad anglófona de Quebec. Historias de este tipo se multiplicaron en las semanas siguientes a la victoria del Parti Québécois en las elecciones provinciales.

Foto: captura de pantalla Global News