domingo, 20 de enero de 2013

La Verità: Una obra que lleva al delirio onírico

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

La Verita Montreal

¡Por fin llegó el tan esperado día de estreno! Y Montreal, como capital mundial de circo, ha sido la ciudad elegida por el maestro suizo del circo Daniel Finzi Pasca (Rain, Nebbia, Corteo, Donka) para develar por vez primera La Verità, pieza que propone una incursión acrobática y onírica inspirada en el genio surrealista Salvador Dalí.

Una gigantesca obra original e inédita de inestimable valor del pintor, con dimensiones de 9×15 metros, aparece en escena como protagonista junto a la tropa de actores y acróbatas ofreciendo al público montrealés una aventura teatral.

Como era de esperarse, la premier de La Verità en el teatro Maisonneuve de la Place des Arts tuvo casa llena y por todo lo alto el pasado jueves. Público general con inmensa sed de magia circense surrealista; medios de comunicación nacionales e internacionales; al igual que importantes figuras del mundo político de la provincia acudieron a la cita. Entre ellas, Maka Kotto Ministro de la Cultura, Michael Applebaum alcalde de la ciudad de Montreal, el expolítico de tolda soberanista, Gilles Duceppe, y la directora del Festival Iberoamericano de Teatro de la ciudad de Bogotá -hoy día el festival de teatro más grande de toda América Latina- Ana Marta Pizarro.

¿Y qué puede decirse sobre una obra que habla de lo verdadero, de lo falso, del mundo de los sueños y los recuerdos? En palabras de Pasca: “La Verità, es ese bombón de menta que alguien esconde en una mano y te ofrece tomándote del brazo para darte fuerzas; es ese compartir un sueño en un momento de creación. No queremos ese bombón por golosos, lo queremos porque deseamos tomar esa mano, queremos ir juntos a algún lugar y esa es la verdad, la verdad de la obra y una verdad universal”.

Aún cuando sus creadores afirman que esta pieza no tiene la pretensión de ser ni es una pieza biográfica sobre el genio surrealista, de lo que no cabe duda, es de la sutilidad con la que en La Verità se tratan importantes elementos simbólicos que enmarcan el legado del pintor. Entre ellas, la presencia de rinocerontes –animal predilecto del artista y figura emblemática del movimiento surrealista– como especie de narradores omniscientes a la vez que protagonistas silenciosos; el can-can; la representación de diversos objetos de connotación fálica; las letras sugerentes de las canciones compuestas en catalán; italiano; francés y español e innegablemente, esta sensualidad corpóreo-etérea producto del imaginario que por excelencia distinguió al genio de bigote rococó.

La verdad es todo lo que hemos soñado, vivido, inventado, todo lo que forma parte de nuestra memoria”. Esta afirmación es explorada en collage de momentos donde los orígenes fotográficos de Finzi Pasca hacen de cada escena, en movimiento, cuadros vivientes. El universo Daliesco reencarna cabalmente en las acrobacias originales e innovadoras del espectáculo, en una escenografía dinámica a la vez que sencilla y sin lugar a dudas, en ese “bombón de menta” que pasó de mano en mano por cada uno de los miembros de la compañía Daniele Finzi Pasca, para ofrecer a la audiencia un momento de catexia colectiva impregnado de “verità”.

Develando algunos datos sobre esta obra olvidada de Salvador Dalí

Esta obra gigantesca de 9×15 metros de longitud, que hoy es develada públicamente después de décadas de olvido, fue una creación de Dalí para subir con ella el telón y dar apertura a la pieza de ballet “Mad Tristan” del artista coreógrafo Léonide Massine, estrenada en 1944 en la Ópera de Nueva York, pieza en la cual, el genio surrealista colaboró con el guión, la escenografía y el vestuario. La Verita Dali Montreal

En este cuadro se ilustra el apasionado amor de Tristán e Isolda. Una carretilla que sale del omoplato de uno de los personajes –“él”- como las alas de un cuerpo angelical cubierto por una capa azul agrietada con textura de muro rocoso. El otro personaje –“ella”-, con una cabeza de flor de diente de león y cipreses que crecen hasta llegar a su nuca acompañados de otros elementos surrealistas.

Restaurada en el 2009 y comprada por una sociedad coleccionista de arte europeo cuyo nombre se mantiene en secreto, fue prestada a Daniel Finzi Pasca y es así como hoy la vemos en La Verità durante diversos momentos del espectáculo, pero, no con la intención de hacer un “revival”, por el contrario, su intención ha sido llegar a una “creación” completamente diferente del contexto original en el que fuese concebida en 1944.

Los elementos surrealistas presentes en esta obra son sumamente llamativos. Aún cuando el sexo de las dos figuras protagonistas es ambiguo, muchos detalles sugieren que el personaje de la izquierda es una mujer. Su cabeza en forma de flor de diente de león está inspirada en la imagen de carátula del diccionario Larousse ilustrado. En ella, una mujer se encuentra soplando la mencionada flor, simbolizando la dispersión del saber según la leyenda alegórica.

Setenta años más tarde, la compañía Finzi Pasca con sus marionetistas, contorsionistas, acróbatas, bailarines y cantantes, hace de nuevo vibrar y cobrar vida a esta pintura con la intención de buscar de un modo muy vivo “la verità”.

Datos sobre la compañía Finzi Pasca y la co-presentación con el Place des Arts

Fundada en 2011 por Antonio Vergamini, Daniel Finzi Pasca, Hugo Garniulo, Julie Hamelin y Maria Bonzanigo, la compañía Finzi Pasca tiene su sede en Lugano-Suiza. Sin embargo, mantienen lazos estrechos con la provincia de Quebec, pues varios miembros del equipo son de origen québécois y operan en la ciudad de Montreal.

La razón de ser de esta compañía, reside en el deseo de continuar desarrollando proyectos artísticos que profundicen en el “teatro de la caricia”, técnica de un gesto invisible y estado etéreo. Con el tiempo, estos conceptos han engendrado una estética particular, reflejada a través de un estilo de creación y puesta en escena; una filosofía de entrenamiento para los actores, acróbatas, músicos, bailarines y equipo técnico, traducidas en un sutil modo de habitar en el espacio y de acceso a la memoria, para luego trasladarse a la nostalgia y finalmente, llegar a la capacidad inherente al ser humano de sentir emotividad.

Más de 35 creaciones con presencia de teatro, circo y danza; puesta en escena de tres óperas actualmente en repertorio y giras internacionales, despertaron acertadamente el interés de la Place des Arts por asociarse con la compañía Finzi Pasca asumiendo ese bello riesgo de la creación enmarcados en la icónica misión de esta casa cultural: apoyar el talento de alto nivel y las obras de artistas nacionales y extranjeros de fuertes lazos con la ciudad de Montreal.

La Verità es incuestionablemente una pieza que interesará a aquellos que van a un espectáculo buscando compartir un momento íntimo, donde además, se pone en tela de juicio de modo atractivo y sensorial, esa “verdad” que tanto buscamos los seres humanos durante nuestros constantes e inconscientes delirios oníricos.

Esta pieza estará presentándose en el teatro Maisonneuve de la ciudad de Montreal antes de continuar su gira por Suramérica y Europa hasta el 9 de febrero. Para mayor información: http://www.pda.qc.ca/index.fr.html

Foto: Sofía Carrero – Noticias Montreal