martes, 22 de enero de 2013

¿Qué pasa cuando un enjambre de abejas huye de su colmena y se posa en el árbol del vecino?

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La respuesta la tiene la legislación colombiana. Ella sabrá dilucidar el asunto de la propiedad. Quizá declare a la abejas libres y a la miel propiedad del dueño del árbol.

Ahora bien, ¿qué pasa si legamos un carruaje?, ¿se entenderá como legados también los arneses y las bestias?.

También la legislación colombiana tiene la respuesta.

Estas leyes y otras 17.000 que si bien puedan contribuir a resolver este tipo de casos, lucen evidentemente fuera de tiempo y de espacio.

Es por ello que autoridades del ministerio de Justicia de Colombia, crearon un Comité para depurar esta legislación obsoleta.

La información de El Tiempo

Aunque parezca absurdo, la prohibición a «importar chinos» para trabajos de obras públicas en el país, el acuerdo sobre telégrafos o la propiedad de las abejas que huyen de las colmenas y de las palomas que abandonan su palomar, aún siguen vivas en la normatividad colombiana. Estas leyes inocuas o inútiles las encontró el Ministerio de Justicia, que instaló este martes el Comité para la Depuración y Racionalización del Ordenamiento Jurídico Colombiano, que además de derogar cerca de 17.000 decretos y leyes de este tipo que persisten después de más de un siglo, busca que el aparato jurídico del país sea “coherente, racional y simplificada”.

Por ejemplo, en el Código Civil existe el artículo 1180 que se titula ‘Cosas Incluidas en el Legado de Carruaje’: “Si se lega un carruaje de cualquiera clase, se entenderán legados los arneses y las bestias de que el testador solía servirse para usarlo, y que al tiempo de su muerte existan con él”, dice el texto.

El listado de leyes inútiles no para ahí. Aún está vigente la 119 de 1919, que pensando en un país con agricultores expertos, ordenaba al Estado, en su artículo 21, enviar cada año a «tres estudiantes al extranjero para prepararse en temas de silvicultura”.

Otra es la ley 84 de 1913, que declara “libres de producción y comercio del alcohol desnaturalizado y de los vinos de producción nacional”. Y en el Código Civil existe el artículo 696 definido como la Propiedad de las Abejas, que señala que las que «huyen de la colmena y se posan en árbol que no sea del dueño de ésta, vuelven a su libertad natural, y cualquiera puede apoderarse de ellas y de los panales fabricados por ellas”.

“Es necesario expulsar este tipo de normas, en aras a atacar el fenómeno de la inflación normativa. El Ministerio considera que no tiene razón de ser que las normas inocuas todavía hagan parte del Ordenamiento Jurídico, y se consideren que están vigentes”, dijo el Ministerio de Justicia.

El cambio de la normatividad, que también pretende eliminar leyes como la no pérdida del ADN del país, se buscará a través de un proyecto de ley que este año el Gobierno aspira presentar al Congreso.

Foto: tangerinasalsol.blogspot.ca