lunes, 28 de enero de 2013

Gobierno de Pauline Marois dice «no» a la gratuidad escolar

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Falta un mes para la Cumbre de la Educación Superior y justo ahora el ministro Pierre Duchesne dio un «no» a la idea de la gratuidad de la universidad, una opción que el gobierno de Pauline Marois rechaza, sobre todo, considerando el estado de las finanzas públicas de Quebec.

El anuncio fue realizado ante algunos centenares de estudiantes reunidos ayer en la Universidad Laval por el ministro de Educación Superior, Investigación, Ciencia y Tecnología. reseña Le Devoir. “Las condiciones particulares que llevaron a este gobierno al poder y nuestra voluntad de ser igualitarios no nos permiten promover todas las opciones”, declaró Duchesne en su corto discurso.

“La gratuidad escolar, por ejemplo, nos parece más bien como un ideal al largo plazo que una medida concreta en el contexto actual”, dijo.

De forma “prioritaria”, el gobierno de Marois debe repensar la situación de las finanzas públicas, indicó el ministro. “Las deudas, los déficits...el costo de la gratuidad supera el millardo de dólares por año”.

Duchesne aseveró que su despacho calcularía con precisión el costo de esta gratuidad, una información que se hará pública en la Cumbre. El sábado, el economista Pierre Fortin evaluó este costo en 1,1 millardos de dólares.

El funcionario pidió al mismo tiempo a los estudiantes ser realistas al momento de la Cumbre, llamando a su sentido de responsabilidad. “Las decisiones que deberemos tomar allí deben hacerse en función del mundo real y no del mundo teórico”.

El ministro recordó que el reporte Parent en 1963 propuso la activación gradual de la gratuidad escolar, de primaria a la universidad. “Éramos la nación menos escolarizada del mundo, pero después dimos pasos agigantados…”.

Duchesne también indicó este fin de semana que, como ministro, su ideal no era la instauración de la gratuidad, sino el acceso a los estudios superiores. “La gratuidad no es la única respuesta. Mi ideal es aumentar de manera importante el número de graduados de primera generación”.

La indexación representa aún la posición defendida por el gobierno de Marois, pero esta indexación puede hacerse de varias formas, aseveró el ministro. “La belleza de esta posibilidad, es que hay varios modelos de indexación, algunos que se acercan al congelamiento, otros a los indicadores”, afirmó.

El economista Fortin propuso por su parte una indexación al crecimiento de los ingresos de los hogares, en lugar de ajustarla a la inflación.

Decepción

La Association pour une solidarité syndicale étudiante (ASSE), que promueve la gratuidad escolar, manifestó ayer domingo su decepción ante la posición del ministro.

“Es raro”, dijo su vocero Jérémie Bédard-Wien. “Esto no corresponde a una verdadera Cumbre. Excluye el proyecto de sociedad que defendemos”. Los miembros de la ASSE, organización que representa a 70.000 estudiantes, conversarán esta semana para determinar si participarán o no en el próximo encuentro.

Mientras tanto, la Fédération étudiante universitaire du Québec (FEUQ) y la Fédération étudiante collégiale du Québec (FECQ), dijeron no estar sorprendidas por la posición de Duchesne. “No hay gran sorpresa. Congelar las tarifas sería la solución más pragmática”, dijo Martine Desjardins, presidenta de la FEUQ.

Éliane Laberge, de la FECQ, el congelamiento de las tarifas no sería el único tema a tratar. “El acceso geográfico a los estudios es crucial. El cierre de programas en los cégeps regionales, el ‘debilitamiento de los cégeps‘ es una preocupación”, concluyó.

Foto: scoop.it