viernes, 1 de febrero de 2013

Se salva de la extinción el mítico taxi negro de Londres gracias a una empresa china

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Desde que la empresa Manganese Bronze se declaró en problemas financieros, el futuro de los taxis negros de Londres estaba en peligro. La empresa fabricante, la London Taxis International (LTI), filial de Manganese Bronze, no podía mantener su línea de producción. Parecía que no había ninguna salida.

Sin embargo, hoy la compañía china Geely vino al rescate.

Geely adquirió la propiedad de la LTI y ofrece no solamente continuar con la fabricación del modelo de taxi, ícono de los londinenses desde 1948, sino también de mejorarlo produciendo un modelo con ahorro de combustible y menos contaminante.

Además, ofrece producirlo en la misma planta de la LTI, en Coventry, con lo cual sus trabajadores, o la mayoría de ellos, no perderán sus puestos de trabajo.

Informa El Mundo.es

Los legendarios taxis negros de Londres están a salvo, al menos de momento: los fabricantes chinos Geely han adquirido los ‘black cabs’ de LTI, filial de Manganese Bronze, por 11 millones de libras (13 millones de euros).

Según informan hoy medios británicos, Geely prometió la permanencia de más de 1.000 puestos de trabajo y la producción de los taxis en Coventry. La compañía china poseía un 20% de la empresa.

LTI lleva produciendo estos emblemáticos taxis desde 1948. Sin embargo, la matriz Manganese Bronze se declaró insolvente en octubre de 2012, después de que 400 vehículos tuvieran que ser devueltos debido a un fallo de seguridad.

«La prioridad de Geely será restablecer la manufactura, venta y servicio de los nuevos y actuales vehículos en las mismas condiciones que existían antes de que la empresa llevase la administración», ha asegurado su presidente, Li Shufu.

Viabilidad dudosa

A pesar de que la adquisición ha salvado a los taxis de un trágico destino, no deja de ser extraño que un icono británico vayan a ser fabricados por una empresa extranjera. «No estoy seguro de por qué Geely se habrá puesto a sí mismo en semejante situación… el taxi negro es demasiado británico como para funcionar en cualquier otra parte del mundo, ni siquiera en China», dijo John Zeng, director de Asia Pacífico para la consultora LMC Automotive.

«La mejor que puede hacer Geely es mover la línea de producción a China, reducir los costos y seguir vendiéndolos en Londres», asegura.

Además de las dificultades técnicas, Manganese también tuvo que capear los efectos de la crisis. Su producción bajó notablemente. En 2011 vendió 1.502 taxis, un 9% menos que en 2010. En el segundo trimestre de 2011, la empresa sufrió pérdidas por valor de 4,6 millones de libras.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, dijo estar «encantado» con la noticia de la adquisición y estar más que dispuesto a escuchar las propuestas de Geely para la producción de un nuevo «taxi de baja emisión de dióxido de carbono para servir a Londres en un futuro próximo».

Foto: Pantalla video bbc.co.uk