sábado, 2 de febrero de 2013

Hollande visita Tombuctú la segunda ciudad de Mali en ser liberada de radicales yihadistas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

presidente-frances-hollande-visita-mali

Francois Hollande, en medio de fuertes medidas de seguridad, visita hoy la ciudad de Tombuctú, la segunda en ser recuperada de manos de radicales yihadistas. Hollande, acompañado del presidente de Malí, Dioncounda Traoré, fue aplaudido por las masas.

Entre tanto, las tropas francesas y maliense se encuentran detenidas en las puertas de Kidal, la última ciudad a reconquistar. Al parecer, las tropas no avanzan por motivaciones políticas. Habría una especie de intercambios de puntos de vista sobre el futuro de la minoría tuareg, de inspiración independentista.

Días atrás Francia sugería al gobierno maliense llegar a un acuerdo de coexistencia con esta agrupación. Pero entorpece el hecho que un grupo de ellos, de origen islamista, se haya aliado justamente con los grupos que las tropas quieren erradicar, la rama magrebí de Al Qaeda

Informa El País

El presidente francés, François Hollande, visitó este sábado la ciudad de Tombuctú, recuperada hace una semana por el Ejército francés tras 10 meses de ocupación por parte de grupos yihadistas. Hollande, que llegó sobre las nueve de la mañana a bordo de un avión directamente desde París, estuvo acompañado en todo momento por el presidente interino de Malí, Dioncounda Traoré, y ambos se dieron un “baño de masas” en la gran explanada situada frente a la biblioteca Ahmed Baba, en el barrio histórico de Sankhoré.

La visita estuvo rodeada de enormes medidas de seguridad. Tanto el Ejército francés como la Armada y la Gendarmería maliense crearon un tupido cordón de seguridad en torno a Hollande. Existía un gran temor a la posibilidad de que se pudiera producir algún tipo de atentado en una ciudad en la que, según las fuerzas del orden, aún pueden quedar cómplices o confidentes de los yihadistas. No en vano, todavía se siguen produciendo detenciones y la presencia militar en las calles es enorme.

Tras su aterrizaje en el aeropuerto de Tombuctú, Hollande se dirigió hasta la mezquita de Djingareyber, la más grande e importante de la ciudad que sufrió la destrucción de dos de su mausoleos a manos de miembros de Ansar Dine. Allí, antes de penetrar en el recinto sagrado, saludó a los notables de la ciudad. Uno de ellos, Khalifa Cissé, destacó que “hoy todo el mundo está contento en Tombuctú. Hollande encarna la salvación de esta ciudad que había caído en la auténtica calamidad”.

Posteriormente, el presidente francés se dirigió al edificio nuevo del Centro Ahmed Baba, donde los radicales quemaron varios cientos de manuscritos de gran valor histórico. Allí, Hollande se interesó por los daños causados en las instalaciones e hizo un breve recorrido por las mismas. Pocos minutos después se acercó a saludar a las cientos de personas que le aguardaban en la gran explanada situada justo enfrente en un ambiente festivo. Por último, mantuvo un encuentro con la jerarquía militar maliense en el propio aeropuerto antes de volar hacia la capital, Bamako, donde prosiguió con su agenda en esta visita de un día a Malí.

El presidente interino maliense Dioncounda Traoré agradeció una vez más la decisiva colaboración prestada por Francia para frenar el avance de los yihadistas hacia el sur, pero dejó claro que “el conflicto no ha terminado y ahora se va a librar en un terreno que nuestro adversario conoce perfectamente”, en referencia a la zona desértica situada al norte de la región de Kidal, último refugio de los radicales.

Foto: Pantalla de video Rtve.es