lunes, 11 de febrero de 2013

¿Cómo se elige un nuevo Papa? Una mirada al proceso que enfrenta el Vaticano

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Benedicto XVI-Flickr

La renuncia del Papa Benedicto XVI ha puesto en marcha una compleja secuencia de eventos que tendrá como fin elegir el nuevo líder de la Iglesia católica.

El hecho de que el Papa haya anunciado su renuncia justo antes de la Cuaresma, 40 días antes de la Pascua, significa que los oficiales de la iglesia, que quieren contar con la presencia de un nuevo pontífice antes del 24 de marzo (comienzo de la Semana Santa) se enfrentan a un reto logístico importante.

Informa CBS que el proceso de selección del nuevo Papa empezará en marzo, y las leyes que dictan cómo será el proceso son las mismas que las existentes en caso de la muerte de la cabeza de la Iglesia católica. El procedimiento es el siguiente:

El Vaticano convocará un cónclave que comenzará entre 15 y 20 días después de la renuncia de Benedicto, que será el 28 de febrero.

Los cardenales que podrán votar (menores de 80 años) estarán recluidos en el Vaticano, sin poder comunicarse con el exterior, y habiendo hecho un juramento de secreto. El grupo se reunirá todos los días en la Capilla Sixtina hasta que el nuevo pontífice sea electo.

Cualquier católico bautizado puede ser elegible para ocupar el puesto del Papa, pero sólo cardenales han sido elegidos desde 1378.

Dos votaciones tendrán lugar por la mañana y dos por la tarde. Una mayoría de dos tercios es requerida para que la elección se de por concluida. Esta norma de los dos tercios fue una de las decisiones de Benedicto, en el 2007, ya que Juan Pablo II había decretado en 1996 que con mayoría simple era suficiente si ya habían pasado 12 días de votaciones y no se había tomado una decisión.

Los votos son quemados luego de cada ronda. Humo negro significa que la votación no ha dejado un nuevo Papa, y el humo blanco significa que los cardenales se han puesto de acuerdo. Cuando hay nuevo Papa también suenan las campanas de la Capilla.

El nuevo Papa se presenta entonces en el balcón que se puede ver desde la Plaza de San Pedro, y la iglesia vocifera el famoso «Habemus Papam” (En latín “Tenemos Papa”), y el elegido da sus primeras bendiciones.

Foto: Flickr Catholic Church