miércoles, 13 de febrero de 2013

Ministro de Inmigración habla sobre el sistema de refugio, el caso de México y la lista de países seguros

Publicado en:
Inmigración
Por:
Temas:

Jason Kenney Ministro de Inmigración Canadá

El tema del refugio ha sido uno de los puntos más debatidos en relación al sistema de inmigración de Canadá y la piedra en el zapato para el ministro Jason Kenney.

Por un lado están los que creen en las políticas del Gobierno Federal, que apunta a reducir las solicitudes de refugio al tiempo que busca deportar de manera rápida a aquellos que hayan sido rechazados.

Por el otro están los que critican la agresividad del gobierno y quieren que las fronteras sean abiertas, con oportunidad para todos.

Desde 2008, cuando asumió el control del Ministerio de Inmigración, Kenney ha impulsado una serie de políticas para reformar el sistema de refugio canadiense. La mayoría han sido fuertemente criticadas, sin embargo no han cambiado la opinión del ministro.

“La realidad es que desde que introdujimos los cambios al sistema de refugio hemos visto una notable reducción en la cantidad de solicitudes de refugio falsas”, señaló Kenney durante un encuentro con los medios de las distintas comunidades inmigrantes, hace unos días.

“En ese sentido mantenemos nuestra posición: las personas que no merecen refugio serán deportadas en cuestión de meses y tengo que admitir que estamos contentos con los resultados hasta ahora. No queremos tener una situación parecida a la de Estados Unidos».

Kenney parece no ceder ante la presión y considera que todas las políticas para reformar el sistema de refugio son necesarias. Según considera, esto permitirá erradicar los casos de falsos refugios y dejará abierto el sistema para aquellos que realmente lo necesitan.

VER MÁS: Toda la cobertura del sistema de inmigración de Canadá

“Deportar a los falsos refugiados, a aquellos que fueron rechazados, es algo que queremos, no lo voy a negar”, responde. “Pero eso no significa que estemos cerrando las puertas, simplemente queremos un sistema justo, que beneficie a la gente que realmente necesite refugio y que sea justo también con los canadienses que pagan con sus impuestos estos servicios”.

Ante las críticas sobre si el gobierno conservador tiene políticas en contra de la inmigración, el ministro responde con firmeza: “Desde que tomamos el poder más de 1,7 millones de inmigrantes han llegado a Canadá».

La lista de “países seguros”

La nueva ley sobre refugio limita la cantidad de recursos legales que tienen los solicitantes para permanecer en el país. El Gobierno Federal espera procesar todos los casos en unos dos meses, para evitar que las personas que son rechazadas puedan asentarse en el país, tener hijos y complicar su eventual deportación.

De igual forma, uno de los puntos más debatidos fue la creación de una lista de “países seguros”. Los solicitantes de estos países no tendrán derecho a una serie de apelaciones ante la corte si su refugio es negado, por lo que serán deportados con rapidez.

En la primera lista entraron 28 países, en su mayoría de Europa del este, de países calificados como democráticos que estaban generando muchas solicitudes de refugio. Ningún país de Latinoamérica entró en ese primer listado.

Pero esta lista crecerá en los próximos meses.

“Tengo que confirmar que de hecho esta lista crecerá. Estamos analizando la situación para ver qué países serán incluidos en un segundo listado”, confirmó el ministro y en esta ocasión Latinoamérica estará entre las regiones nombradas.

“Puedo decir que es muy probable que al menos un país de Latinoamérica entre en esta segunda lista. Estamos analizando para ver cuál sería”, señaló Kenney.

En teoría los países que históricamente no han generado numerosos casos de refugio son los que entran en este listado. En este sentido, México y Colombia, dos países con numerosos casos de refugio cada año, no entrarían.

Sin embargo, algunos críticos alegan que el Gobierno Federal buscaría realmente limitar el número de solicitudes de estos países, por los que podría incluirlos bajo algún pretexto.

El caso de México y las visas

Desde el año 2009 los ciudadanos mexicanos necesitan visa para viajar a Canadá como turistas, una medida que ha generado numerosas críticas.

Incluso, el presidente Enrique Peña Nieto, durante su visita a Ottawa, pidió a su par, Stephen Harper, analizar esta situación.

Pero para el ministro Jason Kenney no hay motivo para cambiar esta política, sobre todo si está teniendo los efectos esperados. “Para 2009, en el momento en que decidimos introducir el requisito de visa, estábamos recibiendo entre 1.400 y 1.500 solicitudes de refugio provenientes de México cada mes. Eran las cifras más altas en la historia de nuestro país”, señala el ministro.

En ese sentido, admite que el gobierno de Quebec, que históricamente ha recibido a la mayoría de los refugiados mexicanos, también manifestó su preocupación en su momento. “Quebec vino y nos dijo que sus costos en servicios sociales se habían disparado y esto era ante la gran cantidad de refugiados que estaban llegando, por eso tuvimos que actuar”.

Según explica, Canadá está contento con los resultados del requisito de visa. “En la actualidad la tasa de aceptación de visas temporales desde México es de 92%, mientras que el promedio mundial es cerca de 80%”, señaló. “Al mismo tiempo, hemos visto como la cantidad de solicitudes de refugio de personas de México es en la actualidad como 30 al mes, pueden darse cuenta de la diferencia”.

De igual forma, el ministro de Inmigración confirmó que pondrán en marcha un nuevo sistema para los ciudadanos de países que no necesitan visas. Funcionaría parecido al que tiene Estados Unidos para ciudadanos de la Unión Europea. El sistema se haría por internet y las personas de estos países, todo aquel que no necesite visa, tendrá que “anunciar” su viaje por medio de una plataforma en línea, con la finalidad de informar a las autoridades fronterizas con tiempo de antelación.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com

Foto: Pablo A. Ortiz / Noticias Montreal