viernes, 22 de febrero de 2013

Solicitudes de refugio en Canadá han caído 70% desde la aprobación de la ley C-31

Publicado en:
Inmigración
Por:
Temas:

Ministro Inmigración Jason Kenney

A pesar de las críticas que generó su aprobación, el Gobierno Federal califica como un éxito los resultados de su ley C-31, que reestructuró el sistema de refugio de Canadá.

Según informó el ministerio de Inmigración, desde la entrada en vigencia de las nuevas políticas, el pasado 15 de diciembre, el número de solicitudes de refugio en el país han caído 70% en comparación al promedio de los últimos seis años.

“Canadá es un país justo y generoso, pero el mensaje ha sido recibido de manera clara que no toleraremos el continuo abuso del sistema de asilo de Canadá”, señaló el ministro Jason Kenney en un comunicado.

“Las recientes reformas son un claro éxito al ver la gran caída en las solicitudes de países que históricamente tienen elevados casos sin fundamentos”, agregó.

La nueva ley acelera el procesamiento de los casos de refugio a un máximo de 60 días, en comparación a los 18 meses en promedio que tardaba una persona en recibir una respuesta.

El gobierno canadiense también explicó el impacto que puede tener estas nuevas políticas en la economía. Según explican, de mantenerse esta tendencia, las provincias del país ahorrarán $420 millones en un periodo de cinco años en cuanto a servicios de asistencia social, educación y salud.

En total la reforma del sistema de refugio podría ahorrarle al país unos $2 millardos.

El ministro ha sido fuertemente criticado por el proyecto de ley C-31, el cual se aprobó en la Cámara de los Comunes. Para muchos grupos de inmigrantes y de ayuda social, la medida cierra las puertas a los miles de personas que quieren solicitar refugio en Canadá.

Pero para el gobierno se trata de mejorar el sistema para que solo los que realmente lo necesiten tengan acceso. De igual forma, estima una más rápida deportación de aquellas personas que han sido rechazadas, para evitar que permanezcan en el país más de un par de meses.

Para limitar esta situación Ottawa creó una nueva división de apelación de casos mientras que cerró todos los huecos que tenía la ley y que permitía a los refugiados extender sus casos por años.

En la actualidad las autoridades toman una decisión sobre los casos de refugio en 60 días. Si la persona viene de uno de los 35 “países seguros”, aquellos que históricamente no han producido refugiados genuinos, sus solicitudes serán procesadas en 35 días y no tendrán derecho a esta nueva sección de apelación.

Como ejemplo, el ministro dice que los pedidos de refugio de personas de Hungría cayeron 98% en los últimos dos meses en comparación al promedio entre 2009 y 2012.

Sin embargo, muchos han criticado la decisión de incluir a México en la lista, aunque el Gobierno Federal dice que era necesario ante la gran cantidad de casos infundados que llegaban al país. En junio de 2009 se llegaron a recibir 1.500 solicitudes de refugio por mes de parte de ciudadanos mexicanos. En la actualidad es aproximadamente 30 casos.

“La caída masiva en las solicitudes de países que normalmente no producen refugiados significa que los refugiados genuinos con necesidades recibirán la protección de Canadá más rápido”, señala el ministro. “Al mismo tiempo, los solicitantes infundados están siendo sacados del país más rápido, lo que representa ahorro para los contribuyentes canadienses”.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com

Foto: CIC