miércoles, 27 de febrero de 2013

Estudio dice que los platos en restaurantes de Canadá tienen más sodio que la comida rápida

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Poutine

Los canadienses se habían alejado de las franquicias de comida rápida por no considerarlas sanas. Pero un reciente estudio señala que la situación es igual y hasta peor en los restaurantes regulares.

La investigación, publicada en el Canadian Journal of Public Health, demuestra que en promedio, los platos en un restaurante sit-down (con mesas, menú y mesoneros) tienen más sodio que los de cualquier cadena de comida rápida y más que el promedio recomendado por los especialistas.

El estudio analizó 4.000 productos distintos que se ofrecen en establecimientos de comida rápida y en restaurantes tradicionales. En base a la información nutricional disponible los investigadores lograron llegar a la no tan optimista conclusión.

En promedio, el 40% de los restaurantes ofrecían platos que excedían el nivel de sodio recomendado por día, lo que significa que tenían más de 1.500 mg de sodio.

Incluso, 13% de los locales analizados superaban el límite máximo recomendado de 2.300 mg.

En líneas generales, el estudio, hecho por unos investigadores de Toronto, reveló que en los platos en los restaurantes tradicionales tenían en promedio 1.400 mg de sodio, por encima de los 1.000 mg que se encuentra en el promedio de los locales de comida “chatarra”.

Entre los platos que peor nota sacaron están los vegetales sofritos, la poutine, papas fritas, nachos y burritos. Incluso algunas ensaladas que contienen carnes registraron elevados niveles de sodio, según reporta la cadena CTV.

Mary L’Abbe, una de las investigadoras, señaló que este descubrimiento es preocupante si se toma en cuenta que el 21% de los canadienses come cada día algo de un restaurante, cafetería o cualquier tipo de local de comida.

Admitió también que hasta ahora las investigaciones se habían centrado en la comida rápida y había dejado fuera del análisis los restaurantes tradicionales, que muchas veces son señalados por ser “más saludables”.

El alto nivel de sodio, en su mayoría a través de la sal, está vinculado a los problemas de tensión, enfermedades del corazón y ACVs. Algunos estudios señalan que si el promedio de los canadienses redujeran la cantidad de sal que consumen por la mitad, se evitarían unas 20.000 hospitalizaciones.

Una de las soluciones es dar más información a los consumidores sobre el contenido nutricional de los platos, aunque destacan la necesidad de que sean validados por estudios objetivos sobre la composición de los alimentos.

Foto: Pablo A. Ortiz / Noticias Montreal