sábado, 2 de marzo de 2013

Portugal protesta nuevamente contra los recortes impuestos por la «troika»

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

nuevas-manifestaciones-en-portugal-contra-recortes

Una nueva manifestación organizada por el movimiento «Que se lixe a troika» tiene lugar hoy en Portugal, para protestar contra los recortes aconsejados por los organismos financieros europeos, denominados la «troika».

Precisamente, en estos momentos se encuentran en Lisboa representantes de la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), para realizar una evaluación sobre el programa de asistencia financiera a Portugal.

Reporte de EFE:

Profesores, jubilados, trabajadores de la sanidad, sindicatos, políticos y grupos feministas se han sumado a las manifestaciones convocadas hoy por los indignados lusos en Portugal contra la troika y las medidas de austeridad.

El movimiento «Que se lixe a troika» (Que se fastidie la troika) ya reunió en septiembre pasado a cientos de miles de personas en una de las manifestaciones más multitudinarias organizadas en Portugal contra los recortes presupuestarios exigidos por los préstamos financieros al país.

Las expectativas sobre la protesta de hoy han crecido después de que portavoces de varios gremios profesionales y grupos civiles anunciaron que se suman a las denominadas mareas sectoriales para participar en la protesta, en la que también estarán presentes sindicatos, partidos de izquierda y asociaciones de militares.

Esta vez la marcha por las calles de la capital portuguesa coincide con la presencia de representantes de la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) -conocidos como la troika-, que realizan la séptima evaluación al programa de asistencia financiera.

El principal sindicato luso, la Confederación General de Trabajadores Portugueses (CGTP, de signo comunista), también tiene previsto movilizar a sus afiliados, según declaraciones de su líder, Arménio Carlos.

Participarán igualmente diputados de los partidos de la izquierda portuguesa -el Socialista, el Bloque de Izquierda y el Partido Comunista-, así como los presidentes de las tres principales asociaciones profesionales de militares.

El lema de la protesta es «O Povo é quem mais ordena» (El pueblo es el que manda), uno de los versos del himno de la revolución lusa de 1974, Grandola, Vila Morena, que echó abajo la dictadura fundada por António de Oliveira Salazar y se ha convertido otra vez en símbolo del descontento ciudadano.

Según los organizadores, la canción será coreada al final de la marcha, en la plaza del Terreiro de Paco, la más grande de la capital lusa, y en una veintena de ciudades de Portugal, así como en otras fuera del país, como Barcelona, Madrid, Boston, Londres, París, Atenas y Estocolmo.

En el origen de la convocatoria está el movimiento de indignados lusos Que se lixe a troika, que ya consiguió sobrepasar las previsiones de asistencia en septiembre pasado, en la que fue una de las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan en el país.

Este movimiento pide el fin de la intervención de los organismos internacionales en Portugal y la formación de un nuevo Gobierno que «cumpla la constitución».

Los indignados denuncian que el primer ministro, Pedro Passos Coelho, ha cedido la soberanía nacional ante el FMI y la UE, que, en mayo de 2011, a petición del anterior Gobierno socialista luso, prestaron a Portugal 78.000 millones de euros para evitar su bancarrota.

El Ejecutivo conservador ganó las elecciones anticipadas un mes después y puso en marcha un duro programa de austeridad, con ajustes y reformas para cumplir los acuerdos suscritos.

Veinte meses después, la coalición conservadora de Gobierno ha superado dos huelgas generales y varias multitudinarias protestas ciudadanas y sindicales, pero sufre un gran desgaste en popularidad, y las encuestas la sitúan por detrás del Partido Socialista en las intenciones de voto.

Los datos económicos, entretanto, han empeorado, con una tasa de desempleo que se ha disparado al 17,6 % (el doble que hace tres años) y una caída del 3,8 % del PIB, la peor en varias décadas, en el último trimestre de 2012.

Pero Passos Coelho considera que la única vía para superar la crisis es hacer el Estado «sostenible».

El líder conservador destaca el éxito logrado por su programa de recortes en la vuelta del país a los mercados financieros, donde ha ganado credibilidad y la deuda a diez años se cotiza a un interés del 6,3%, cuando hace un año rozaba el 17 %.

Foto: Pantalla video DN.pt