jueves, 7 de marzo de 2013

Análisis: Las semanas antes de las “horas más difíciles” de Hugo Chávez y de Venezuela

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Hugo Chávez Viaje

Los rumores, el secretismo y el hermetismo duraron hasta el último día de la muerte del presidente venezolano. El gobierno durante toda la enfermedad de Chávez manejó con un mensaje cargado emocionalmente con referencias religiosas y escasos detalles médicos.

VER: Cronología de la enfermedad de Hugo Chávez

De acuerdo al gobierno, Hugo Chávez falleció este martes después de pasar “las horas más difíciles” en su lucha contra un cáncer en el Hospital Militar Carlos Aveledo de Caracas a las 4:25 p.m. hora local, dejando al país suramericano sumido en ansiedad y tensión.

Un vacío comunicacional rodeó sus últimos meses de vida. El tipo de cáncer que Chávez  padeció y los detalles de sus complicaciones son un secreto. Chávez nunca hizo una aparición pública y ni ninguna persona fuera de la cúpula de gobierno dijo haberlo visto personalmente en el lapso de 87 días entre su última aparición pública y el día en que se anunció su muerte.

Mientras tanto, el gobierno aseguró hasta cuatro días que el presidente dictaba órdenes de gobierno y firmaba decretos presidenciales. Esto creó el escepticismo de analistas y partes de la sociedad que argumentaban y exigían que si el presidente estaba en condiciones físicas, también estaba en las condiciones para dirigirse a la nación.

Entretanto el foco de atención sobre la salud del mandatario relegó a un segundo plano los problemas de la vida nacional y del Estado, como la economía, el elevado déficit fiscal, la inflación, la deuda pública, la escasez de bienes básicos, la corrupción, la delincuencia descontrolada, fallas en el sistema eléctrico nacional, entre otros.

La oposición y medios de comunicación criticaron al gobierno por ocultar la verdadera situación sobre la salud de Chávez y exigieron incesantemente una fe de vida del Presidente. Filtraciones de información dadas por medios de comunicación mostraban la verdadera gravedad de lo que el gobierno no quería decir.

Para calmar, el gobierno el 15 de febrero público fotos del presidente con sus hijas que afirmaron fueron tomadas la noche anterior. La veracidad de las fotos fue cuestionada, ya que Chávez sale con más peso que cuando partió a Cuba para su operación.

La única información concreta dada por el gobierno a lo largo de su enfermedad fue sus continuas complicaciones respiratorias. Poco antes de anunciarse la muerte de Chávez el Vicepresidente Maduro dijo que Chávez tenía “una situación muy severa en su sistema respiratorio.” El gobierno informó por primera vez a principios de enero sobre los problemas respiratorios de Chávez, para el final del mes el gobierno informó que se había logrado poner “bajo control” sus problemas respiratorios.

Tres días antes de la inesperada llegada de Chávez a Caracas el 18 de febrero, el gobierno señaló que Chávez tenía “cierto grado de insuficiencia respiratoria” y que tenía que respirar a través de una cánula traqueal. El 21 de febrero anunciaron que la insuficiencia respiratoria de Chávez persistía y el 4 de marzo se informó que Chávez sufría una “nueva y severa infección” y que se encontraba en un estado de “inmunodepresión” y un cuadro de salud “muy delicado”.

Después de la llegada de Chávez a Caracas, el gobierno explicó que el presidente tuvo una reunión de gobierno que duró cinco horas y media con su plana mayor, durante la cual el mandatario se comunicó por vía escrita.

La oposición exigió que el presidente se juramentara, ya que se encontraba presente en Venezuela. Hugo Chávez no había podido juramentarse el 10 de enero como lo indica la constitución de la nación suramericana.

El acto fue pospuesto con la ratificación del Tribunal Supremo de Justicia del nuevo periodo presidencial de Chávez. El órgano calificó el juramento como un “puro formalismo”, tomando en cuenta que Chávez es un presidente en función y hay una “continuación de su mandato.”

El tribunal, además, descartó la creación de una junta médica para evaluar si Chávez podría recuperarse para tomar el poder, como es descrito por la Constitución venezolana.

Filtraciones de información y la crónica de una muerte anunciada del hombre aferrado a Cristo y al poder

Los venezolanos pudieron saber los detalles de salud de Chávez que el gobierno no reveló gracias al trabajo del periodista Nelson Bocaranda, el corresponsal del periódico español ABC, Emili J. Blasco, y el doctor venezolano residente de EE UU, José Marquina.

Ellos, con fuentes cercanas a los hechos en La Habana, Caracas y fuentes de inteligencia, informaron constantemente detalles sobre la enfermedad de Chávez desde que fue anunciada en 2011.

Líderes chavistas calificaron esta situación de “guerra psicológica” para confundir al pueblo. El gobierno atacó a los medios internacionales que difundieron datos y los calificó como “necrófilos”, “manipuladores y facistoides.”

Las informaciones filtradas detallan que Hugo Chávez murió con un avanzado cáncer en su pulmón izquierdo que se pudo crear gracias a la extensión de la metástasis de un agresivo e incurable rabdomiosarcoma, un tumor canceroso que se da en los músculos entre los huesos, que se originó en su área pélvica y se extendió a su columna vertebral.

La razón de su cuarta cirugía, la cual el gobierno nunca reveló, de acuerdo a varias fuentes extraoficiales, fue una vertebrectomía para tratar el área afectada por el cáncer en su columna vertebral y prevenir un colapso de la misma.

El diario ABC reportó en enero de 2012 que el equipo médico de Chávez le daba aproximadamente 12 meses de vida si no se sometía al tratamiento adecuado.  Hugo Chávez se postuló el año pasado como candidato presidencial, asegurando que estaba “completamente curado.”

Sin embargo varias fuentes, entre ellas el doctor Marquina, reportaron que Chávez ocultaba la verdad sobre su enfermedad y que seguía padeciendo del cáncer. Marquina dijo que la expectativa de vida del dignatario no pasaba de los primeros cuatro meses del 2013 debido al descuido de su enfermedad.

ABC señaló durante los dos años de la enfermedad de Chávez que el mandatario no trató su cáncer adecuadamente, ya que retrasaba o perdía sesiones de quimioterapia. El diario catalogó a Chávez como “un gran ego que se resistió a soltar el poder para curarse”.

Twitter: @DL_Rod

Foto: Prensa Miraflores