jueves, 7 de marzo de 2013

Primera ministra Pauline Marois pide calma ante anuncio de nuevas protestas estudiantiles en Quebec

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Protesta Estudiantil Montreal

Hace unos meses Pauline Marois marchó junto a los estudiantes y vistió el “carré rouge” de la huelga estudiantil. Hoy, como primera ministra de Quebec, les pide calma y cordura.

La jefa del gobierno provincial enfrenta un difícil escenario. Los grupos estudiantiles, los mismos que le valieron las elecciones que terminó ganando el pasado mes de septiembre, ahora están en su contra y amenazan con calentar de nuevo la calle. Una imagen similar a la de la primavera pasada.

“Espero que la gente entienda que las medida que hemos tomado no son comparables a lo que el Partido Liberal estaba haciendo”, señaló Marois durante un evento este miércoles en Montreal, según reseña la cadena CTV. “Ellos estaban aumentando la matrícula estudiantil un 82% (en cinco años). Creo que lo que nosotros propusimos es razonable y espero que sea visto así”.

De igual forma, la jefa del Parti Québécois, envió su invitación a “todos a permanecer en calma”.

El divorcio de Marois con el movimiento estudiantil se firmó luego de la cumbre sobre educación superior que el gobierno convocó. Para la ASSÉ, el grupo más radical del bando estudiantil, fue inaceptable que la gratuidad de la educación superior no se haya discutido.

Ese mismo día una marcha terminó en más de una docena de arrestos y algunos actos de vandalismo.

Este martes se convocó a la primera manifestación nocturna, una fórmula que mantuvo bajo tensión a Montreal por varios meses de 2012 y creó malestar entre ciudadanos y especialmente comerciantes.

La protesta de este martes terminó en más arrestos y más daños a la propiedad pública y privada, lo que hizo al sector comercial de la ciudad reaccionar, pidiendo más fuerza a la policía para detener los actos de unos pocos violentos.

Ahora varios grupos están convocando a una nueva manifestación nocturna para este jueves.

El alcalde Michael Applebaum también manifestó su preocupación y pidió a los manifestantes mantener la calma. “Todo el mundo tiene derecho a manifestar”, señaló, mientras se respete la ley. “Le pido a los manifestantes que si ven a alguien causando problemas o daños, lo señalen y avisen a la policía, que trabajen con la policía”.

Sin embargo, el movimiento estudiantil parece pensar distinto. Las convocatorias mantienen el mismo discurso de molestia y frustración, por lo que dicen que no detendrán sus manifestaciones.

A pesar de sus continuas convocatorias, los grupos radicales podrían no tener el mismo apoyo que hace un año. Gran parte de la sociedad civil ha manifestado su desacuerdo con las continuas manifestaciones, que el año pasado tuvieron un impacto negativo en la economía y el turismo de Montreal.

Foto: captura de pantalla CTV