viernes, 8 de marzo de 2013

Renuncia la presidenta de la OQLF tras escándalo «Pastagate» sobre el uso del francés

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Office Québécois de la Langue Francaise

El llamado “Pastagate” generó las primeras consecuencias. Este viernes se anunció que la presidenta de la Office Québécois de la Langue Française (OQLF) dejará su puesto luego del escándalo sobre el uso del francés en Quebec.

La ministra de Inmigración de la provincia, así como encargada del tema lingüístico, anunció la renuncia de Louise Marchand durante una rueda de prensa este viernes en Montreal y anunció que Jacques Beauchemin será el encargado del ente de manera interina.

“Le agradezco el sacrificio que vivió durante todo su mandato frente a la oficina”, señaló la ministra Diane De Courcy. “Tengo que recordar que la OQLF juega un rol esencial en la promoción de la lengua francesa y el lugar que le corresponde en las diferentes esferas de la vida colectiva”.

Esta representa la respuesta del gobierno de Quebec ante la indignación que creó la labor de varios oficiales de la OQLF, quienes obligaron a los dueños de varios restaurantes de Montreal a cambiar sus menús, señalizaciones e incluso los botones de aparatos electrónicos por estar en inglés y no en francés.

Los incidentes generaron una fuerte indignación tanto en la comunidad anglófona y francófona de Montreal y todo Quebec y obligó al gobierno a tomar acciones.

Este viernes la ministra De Courcy presentó un informe sobre la forma en la que opera la OQLF y cómo mejorar su funcionamiento con la finalidad de evitar otros casos como los de las últimas semanas.

“Estos episodios tuvieron efectos que no son deseables por los comerciantes, el personal de l’Office, la población y por todo Quebec”, señaló la ministra. Por tanto el informe hacer ciertas recomendaciones para que sean puestas en marcha por el organismo.

Estas son:

  • El personal de la OQLF debe contar con herramientas que faciliten la aplicación de la ley y la comunicación con las empresas.
  • El acercamiento con las empresas debe incluir un acompañamiento a todo lo largo del proceso de investigación luego de una queja.

Esto significa que el organismo debería empezar a actuar de manera menos coercitiva, según admitió la misma ministra. Se creará un puesto de contacto para que las empresas tengan una voz directa cuando se presente una queja en su contra.

De igual forma, la OQLF se compromete a ofrece más material para explicar los límites de las leyes sobre el uso del francés y así mejorar su interpretación.

El “Pastagate” inició luego que un oficial del organismo multara al dueño del restaurant Buonanotte porque su menú incluía la palabra “pasta”, la cual no es parte del idioma francés. En los días siguientes se multiplicaron las denuncias de comerciantes con quejas similares, lo que obligó a las autoridades a recular.

Foto: Pablo A. Ortiz / Noticias Montreal