martes, 12 de marzo de 2013

Alcaldes de los suburbios se oponen al proyecto de ley 14 sobre el francés

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Rosemere Quebec

La oposición liberal y “caquista”, así como los alcaldes de los suburbios rechazan que se cuestione el estatus de bilingüismo de las municipalidades.

Marc Tanguay, vocero del PLQ para la Charte de la langue française, cree que se trata de una reducción de los derechos.

Por su parte, Nathalie Roy, vocera de la CAQ -también para la Charte- agrega que “no debemos eliminar los derechos de las minorías anglófonas, sino tratemos de reforzar el francés de forma productiva, desde la paz. Porque si es así vamos hacia la pelea”.

Los responsables de las municipalidades de los suburbios también mostraron su descontento ante el proyecto de ley, incluso aunque sus zonas no cuenten sino con un pequeño número de anglófonos.

Hoy, cabe destacar, comenzaron las consultas en la Asamblea Nacional sobre este proyecto de ley.

Anthony Housefather, alcalde de Côte-Saint-Luc y secretario ejecutivo de la Association des municipalités de banlieue (AMB), pide por el respeto de los derechos adquiridos por los residentes anglófonos.

Radio-Canada reseña que el funcionario explicó que quienes hablan inglés, dice, no se sentirán en casa si el gobierno impone el francés en las regiones que son bilingües. La declaración la brindó  ante la comisión parlamentaria que estudia el proyecto de ley 14.

Este documento, presentado por la ministra responsable de la Charte, Diane De Courcy, da al gobierno el derecho de eliminar el estatus de bilingüismo a una municipalidad si tiene menos de 50% de residentes que tienen el inglés como lengua materna.

Quebec tiene actualmente más de 80 muicipalidades con este estatus, lo que les permite ofrecer todos sus servicios también en inglés.

La mitad de estas dependencias no cumple con el criterio requerido desde la entrada en vigor de la ley 101, hace 35 años. Entre las localidades figuran: Otterburn Park, que no tiene más de 7% de residentes anglófonos, Rosemère (12,6 %) y Mont-Royal (19,6 %).

Por otra parte, el Syndicat de la fonction publique du Québec (SFPQ), estima, al contrario, que el proyecto de ley 14 debe ser reforzado. Cree que la funcion pública québécoise sufre un bilingüismo creciente y que el proyecto debería cambiar esa tendencia.

A juicio de Lucie Martineau, presidente del sindicato, el documento presentado por la ministra De Courcy no refuerza la ley 101. También deplora el uso, cada vez más frencuente, de inglés en los cargos públicos.

Foto: Captura de pantalla / ville.rosemere.qc.ca