jueves, 14 de marzo de 2013

Reacciones en Argentina: La elección del papa sorprendió hasta a la misma presidencia del país

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

cristina-fernandez-presidenta-de-argentina

La elección del papa sorprendió en general a los argentinos, incluso a la misma Presidencia de la República.

Superada la sorpresa, las reacciones no se han hecho esperar. Algunas críticas contra el nuevo papa han salido, en el sentido que «colaboró» o «no hizo lo suficiente» contra la dictadura militar argentina.

Se señala por otro lado que el nuevo papa en más de una oportunidad ha criticado al gobierno argentino durante sus homilías.

Esto ha generado la presunción que el gobierno haya recibido la noticia con cierta frialdad. Sin embargo, ya la presidenta Cristina Fernández reaccionó hoy y envió sus felecitaciones en nombre del pueblo argentino al nuevo pontífice. Asimismo anunció que irá a Roma para la asunción de Bergoglio como Papa Francisco.

Clarín.com

La Presidenta no fue ajena a la sorpresa que sacudió al país al promediar la tarde de ayer. En la Casa Rosada creían que las chances de Jorge Bergoglio de convertirse en Papa se habían extinguido después de la elección de Benedicto XVI. Que su tiempo ya había pasado. Y se vivía la elección de un nuevo Papa con cierta distancia, como la que mantuvo el kirchnerismo con la jerarquía de la Iglesia Católica durante su década en el poder.

Cristina Kirchner estaba en la Quinta de Olivos preparando el acto de la noche en Tecnópolis en el que anunció una ampliación de beneficios para las trabajadoras de cooperativas cuando se supo que Bergoglio se convertía en el Papa Francisco. Mientras muchos kirchneristas volcaron de inmediato su bronca en las redes sociales, pasó más de una hora hasta que se conoció la primera reacción oficial.

“Su santidad Francisco I”, encabezó la Presidenta su carta dirigida al Vaticano. “En mi nombre, el del Gobierno Argentino y en representación del pueblo de nuestro país, quiero saludarlo y expresarle mis felicitaciones con ocasión de haber resultado elegido como nuevo Romano Pontífice de la Iglesia Universal”, escribió.

“Es nuestro deseo que tenga, al asumir la conducción y guía de la Iglesia, una fructífera tarea pastoral desempeñando tan grandes responsabilidades en pos de la justicia, la igualdad, la fraternidad y de la paz de la humanidad. Le hago llegar a su Santidad, mi consideración y respeto”, concluyó con formalismo y frialdad la esquela, sin ninguna referencia a su carácter de primer Papa argentino.

Algo parecido ocurrió en Tecnópolis, donde el acto avanzó casi 40 minutos entre inauguraciones y anuncios sin ninguna referencia a la noticia que sacudió al mundo. “También hoy es un día histórico”, anunció recién hacia el final de su discurso. “Por primera vez en los dos mil años de historia de la Iglesia, va a haber un Papa que pertenece a Latinoamérica y que le deseamos de corazón a Francisco I que pueda lograr mayor grado de confraternidad entre los pueblos, entre las religiones”, dijo Cristina, mientras la tribuna de militantes kirchneristas y beneficiarios de planes sociales se dividía entre silbidos y tibios aplausos. “Que esa opción por el nombre de Francisco, que creo que es por San Francisco de Asís, la opción de los pobres, sea realmente la opción que puedan hacer las altas jerarquías ”, agregó la Presidenta y pareció referirse al conflicto de soberanía por Malvinas cuando le pidió “que también lleve el mensaje a las grandes potencias del mundo para que dialoguen”. En la que quizás haya sido su frase más cálida, le deseó a Bergoglio “toda la suerte del mundo en esta misión pastoral”. Más tarde, el Gobierno informó que la Presidenta viajará a Roma para la primera misa, el martes 19.

El papa no tuvo nada que ver con la dictadura en Argentina

Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz, declaró hoy que el actual papa Jorge Bergoglio, «no tenía vícnulos con la dictadura», como algunas personas empezaron a propalar.

Esquivel dijo en una entrevista a la BBC Mundo, que es verdad que «hubo obispos que fueron cómplices de la dictadura, pero Bergoglio no».

Algunos críticos alegan que Bergoglio no hizo lo necesario para sacar de la prisión a dos sacerdotes, siendo el superior de los Jesuitas. Esquivel dice al respecto: «Sé personalmente que muchos obispos pedían a la junta militar la liberación de prisioneros y sacerdotes y no se les concedía».

El diario Pagina 12 publicó en el 2010 un informe en el que acusaba a Bergoglio de colaboración con las autoridades militares. El periodista Horacio Verbitsky cita testimonios de personas que aseguraban que Bergoglio «les retiró su protección a dos sacerdotes de su orden que hacían tareas sociales en barrios marginales»

Los sacerdotes en cuestión fueron Orlando Yorio y Francisco Jalics, detenidos en 1976 permaneciendo cinco meses en la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA), hasta su libración.

Besgoglio, por su parte, en un libro autobiográfico denominado «El Jesuita», publicado en el 2010 dice: «Hice lo que puede con la edad que tenía y las pocas relaciones con las que contaba, para abogar por personas secuestradas». (Fuente Clarín.com)

Foto: Video Grupo Intv / Youtube