sábado, 16 de marzo de 2013

El papa Francisco quiere una «iglesia más pobre y para los pobres»

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Papa Francisco I

Desde su elección a lo largo del planeta se ha hablado de la personalidad austera del papa Francisco. Ahora quiere traducirlo en acciones.

El Sumo Pontífice dijo este sábado que quiere una Iglesia Católica “más pobre” que recuerde que su misión es servir a los “más pobres”.

Así lo dijo en un encuentro con periodistas, en la que explicó la razón por la que eligió el nombre de Francisco, inspirado en el santo Francisco de Asís, un ícono de la paz, la austeridad y la lucha por los más necesitados.

El papa se refirió a san Francisco como «el hombre que nos da el espíritu de la paz, el hombre pobre», y añadió «¡Oh, cómo me gustaría una Iglesia pobre, y para los pobres!».

«Pensé en las guerras… y en Francisco (de Asís) el hombre de la paz. Y así es como el nombre entró en mi corazón, Francisco de Asís, para mí es el hombre de la pobreza, el hombre de la paz, el hombre que ama y protege a los demás», señaló sobre el momento en que decidió adoptar el nombre de Francisco

El nuevo líder de la Iglesia Católica se mostró muy abierto, sonriente y con un gran humor durante su primer encuentro con el público y la prensa. Para muchos la personalidad del cardenal argentino será clave durante su papado, por ser alguien que siempre ha sido visto como una persona caritativa.

Desde su época como arzobispo de Buenos Aires, Francisco fue visto como un símbolo de la humildad y la simplicidad y ahora busca llevar ese mensaje al Vaticano, el cual ha estado golpeado por numerosos escándalos y crisis.

También relató cómo fueron los momentos previos a su elección. Dijo haber estado sentado junto al cardenal brasileño Claudio Hummes y bromeó sobre el momento en que la “situación se volvió peligrosa«, mientras ganaba más votos en el cónclave.

Finalmente cuando recibió los más de dos tercios, todos estallaron en aplausos. El cardenal Hummes lo abrazó, lo besó y le dijo que “no se olvide de los pobres”.

«Esas palabras entraron aquí», dijo señalando a su cabeza.

Su austeridad la empezó a aplicar desde su primer día. El día del cónclave evitó llegar en limusina y prefirió viajar en autobús, acompañado de otros cardenales. Al día siguiente de su elección decidió regresar al hotel donde se encontraba y pagó su cuenta con su propio dinero.

Su personalidad le ha valido un gran apoyo dentro de las altas esferas del Vaticano. Según reporte, el mismo cardenal Marc Ouellet, el canadiense y otro de los favoritos en el cónclave, decidió darle su apoyo por la gran labor que ha hecho y por su gran personalidad.

Foto: Vatican TV